viernes, 7 de abril de 2017

dieciocho de dieciocho

Me desenchufé del móvil y me limité a vivir lo que estaba pasando. No hice ni una foto y guardé en mi retina cada momento que fue revivido al día siguiente,  mientras que limpiaba la terraza y tarareaba la canción Across de Universe.  Eso es lo que hice el día de mi cumpleaños. Limitarme a compartir el día one by one con mis familiares y amigos sin la necesidad de mostrárselo a nadie en la red. 
Hoy en la radio hablaban de los suicidios retransmitidos por Facebook live. Hablaban de una niña que en su testimonio pedía perdón por ser fea y seguidamente cogía un pañuelo y se ahorcaba. Al parecer, después de dos semanas del hecho, la plataforma no había retirado las imágenes. Resulta deshumanizado no ? 
Esta mañana , me han despertado los pajaritos ... he pensado que era una suerte en medio de la ciudad que me despertaran los pajaritos. Al rato me he enterado del ataque de EEUU. Luego del atentado de Estocolmo ... y entre unas cosas y otras se me ha atragantado el mundo , como dice mi amiga Cecilia. Pero se me ha atragantado porque ya no me remueve. Me he acostumbrado  y eso atraganta. 
Me muevo mucho por redes sociales, pero tengo que admitir que últimamente le doy muchas vueltas y creo que antes se vivía mejor, más tranquilo ...tengo la sensación que estoy atrapada en una especie de sin sentido en el que soy más o menos según los likes. De golpe sabes que alguien está enfadado porque desaparece su presencia de tu muro ... a veces, no estar en la mente de uno viene dado por no ser guay en el 2.0. Me planteo irme de vacaciones sin móvil , en serio. Lo más triste es que me resulta una hazaña, tengo miedo del mono ... como si fuera una yonki virtual. 
Me dieron una sorpresa enorme. Fue un día para guardar en el recuerdo. Estuve feliz ... muy feliz. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario