lunes, 13 de marzo de 2017

trece de dieciocho




Ir a la deriva para encontrarse con un susurro demoledor que me grita una y otra vez. Apenas llevo equipaje. No llevo equipaje. No necesito equipaje. Equipaje es tener mil bultos entre las manos y estar rodeado por mil más. En la deriva mejor llevar una mochila ligera. Si, miro por mi, es ligera. Soy EGOISTA con mayúsculas como tú. No tengo nada que perder ni que ganar. Es cuestión de dignidad y de paciencia. Me encuentro en el extremo pero a falta de opción hasta el final. No me olvido y no soy rencorosa. Yo no quería pero vosotros si.  Que pena el impacto que provoca en mi entorno,  aún así,  estoy serena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario