lunes, 7 de noviembre de 2016

Querer escribir de una cosa y acabar escribiendo de lo invisible





Hace un tiempo Andreu me regaló una fujifilm X30.  Tengo que reconocer que,  aunque me resulta mucho más cómoda,  todavía no le he pillado el punto. Aún así le sigo dando la oportunidad porque estoy segura que me dará muchas alegrías. Es cuestión de tener paciencia o al menos eso creo. 

En Mallorca levanté la cámara para captar cuatro detalles de Valldemosa y en cambio,  levanté el móvil muchas veces para captar momentos que sentía que se escapaban.  Tengo la sensación que ya no hago tantas fotos, pero no es así ... sólo que las hago de otra manera. 

Toda esta reflexión para acabar diciendo que después de dos meses sin parar ni un momento la semana pasada frené en seco para pasar unos días en la isla junto con Noelia, Joan, Biel, Unax, Andreu y Alicia. Y aunque después del frenazo, el miércoles se me subió a la chepa toda la carga , pasé unos días en los que volví a respirar el mar, a caminar por el paseo, a saborear un postre y a disfrutar de la manta y del sofá. Un regalo de días en medio de toda la vorágine , vorágine que paró en seco mi gemelo izquierdo gritando ya no puedo más, o te paras o te paro amiga mía. Y como la experiencia es un grado, sin rechistar, recogí mis bártulos y me dije,  pies para que os quiero si tengo alas para volar #MevoyaMallorcaenbarco.  


                             Llegar hasta Mallorca from loqueparecequees@gmail.com on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario