lunes, 17 de octubre de 2016

Historia de una



El primer post que publiqué explicaba mi tendencia a decir no ante el compromiso.  Cinco años después, el compromiso no me asusta y me siento más libre que nunca.
Abro un estudio de danza en Sant Cugat que nace de la necesidad de ser lo que quiero ser y no hacer lo que la gente espera que haga. Surge de haberme sentido machacada durante un largo tiempo. De ver como mi trabajo ha sido desprestigiado. De sentirme pequeña, vulnerable y perdida. De no saber por donde empezar. Decepciones, angustias, miedos e hijos se han quedado por el camino ... No quiero ser una triste,  sonrío. Acepto las cosas como vienen. No es ser fuerte, es supervivencia. 
Escribir me ha servido para transformar penas y para valorar mi día a día, porque en definitiva, lo más relevante no es lo que te pasa, sino como reaccionas a ello. Ahora el compromiso lo tengo conmigo misma y te agradezco que estés ahí , aún en la distancia, cerca. 

PD: las fotos están tomadas por Andreu en los últimos días de verano. En el mismo lugar. A donde siempre vamos. Pase lo que pase. 

Más historias de una 2012201320142015 

2 comentarios:

  1. Un post precioso para una mujer preciosa. Siempre va bien parar cinco minutos y alimentar el alma. Contigo es posible

    Andreu

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho lo que has escrito, estoy segura que te vendrá mucho bueno, pues haces las cosas desde el corazón. Mucha suerte en tu nueva andadura!!! :)

    ResponderEliminar