sábado, 13 de agosto de 2016

Llamas a la luz ...







LlAMAS  a la luz y la luz viene como
un animal transparente. Tú
la acaricias y ella lame tus manos. Se 
incorpora a tus ojos y
en tus ojos se encienden
los números dispersos. 

Ante ti, la pureza y sus rectángulos: 
un abismo creado por preguntas blancas
en apariencia inmóviles. 

Van a surgir rostros que quizá has amado.
Sí, surgen rostros habitados y exactos
y te posee una pasión: ahora es
visible lo invisible. 

Otras veces, sucede
que la luz se desprende de tus manos y 
busca su libertad y se convierte en 
pulsaciones, en 
colores cautivos que carecen de nombre. 
Si:
proceden del abismo. Son
frutos incandescentes, entregados
a la libertad por ti.

Y pintas lo que no existió nunca: has visto la inexistencia
[y la incorporas y
la inexistencia es real y es libre   
incluso de sí misma . 

Antonio Gamoneda
( Canción Errónea)

Foto: Todas en las que bailo Andreu  Banús 

No hay comentarios:

Publicar un comentario