viernes, 12 de febrero de 2016

De "Vivo sin vivir en mí " y más ...


Hace casi dos meses que estrenamos "Vivo sin vivir en mi", el taller de cuarto curso de interpretación gestual de la ESAD del Institut de Teatre, en el que bajo, la dirección de Andrés Corchero, yo estaba como profesora de cuerpo. Llevo, desde entonces, intentando escribir de la experiencia, pero... todavía no ha salido nada. Quizá, la dificultad viene dada al tsunami de sensaciones que tuve durante esos días. Llegué a emocionarme viendo a los chicos en escena, llegué a tener nostalgia de esos días en los que era yo, la que acababa la carrera, llegué hasta a enfadarme por no ponerme las pilas y bailar más ante el público. Viéndoles bailar, apetecía bailar.
Fue bonito ir poco a poco entrando en su mundo de la mano del maestro, fue bonito ir sumando juntos, fue bonito hacer equipo y sentir la confianza de todos ellos. A veces, tienes la sensación que ocurren cosas que marcan un antes y un después en la vida, algo que, de primeras resulta pequeño e insignificante, pero que con el paso del tiempo, te das cuenta que, a partir de ese momento ... algo en tu interior cambió. 
No tengo muy claro lo que ha sido, estoy en proceso y... últimamente voy lenta. Quizá tenga que ver con la confianza, con sentirse valorada, cuidada y con la necesidad de bailar. El otro día , alguien muy sabio, me decía que bailar era para recomponer y recomponerse, y últimamente , cuándo lo hago ... me siento muy vulnerable ... pero quizá, de eso se trata. Llevo demasiado tiempo a la expectativa de mi fracaso, con la sensación de una voluntad demasiado activa de hacer cosas. Quizá, toca desprenderme de mi misma y esperar como es debido: Teniendo paciencia. 

Estos días ha vuelto a llegar a mis manos ZEN, en el arte del tiro con arco. Comparto mi lectura con los chicos de Let. Creo que no es coincidencia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario