viernes, 1 de enero de 2016

La noche más vieja del año




Cuándo rondaba los 20, el día 1 de Enero, sólo existía a partir de media tarde. No había comida especial en casa. Cuando te levantabas, devorabas las sobras de Nochevieja. Mucha juerga por la noche y en ocasiones, mucho trabajo, hacía que el día 1 desapareciera del calendario para mí. 
En cambio, ahora, con la edad, el primer día del año lo disfruto desde el día de antes. Si años atrás la Nochevieja, debido a las ausencias, era un drama ... ahora, es un día ilusionánte que compartimos junto a unos amigos del alma. 
Llevamos tres años sorprendiéndonos. Esta vez hemos recibido al nuevo año con " La pócima de los deseos", una especie de brebaje con sabor a menta y tomillo receta de las brujas de Altafulla. Recibir el manual de instrucciones, salir a buscar la hierba madre, pensar y apuntar nuestros deseos y quemarlos en una estufa de leña alimentando la pócima con su humo,  han sido las actividades más emocionantes de la noche, eso y bailar el Picky con gorros y antifaces, como en los viejos tiempos de pachanga. Nocheviejas bonitas en las que vamos creando tradiciones ... 


No hay comentarios:

Publicar un comentario