miércoles, 30 de diciembre de 2015

La oportunidad de salir corriendo


Hace cuatro meses que no fumo. No hace falta que sea fin de año para tener buenos propósitos y cumplirlos pero, el haber salido hoy a correr de nuevo, me hace pensar que puedo estar ante una oportunidad de reengancharme y salir corriendo. Ha sido cuestión de impulso, mallas, camiseta, zapatillas, riñonera y Mumford & Sons. 
3,2,1 me dice la aplicación y empiezo. Bajo la cuesta de casa sonriendo, el sol de invierno me pega en la cara y siento la plenitud de estar en el momento y en el sitio en el que quiero estar. La calle tiene bajada y me da la posibilidad de apretar la carrera, me entran ganas de abrir los brazos y empezar a volar. Viene una recta, la inercia ya no es la misma, dejo de mirar al suelo, después de haber superado el momento, en el que casi paro cuando acababa de empezar. Entro en el parque del río y un niño pequeño corre por el mismo sendero que yo ... llego a alcanzarlo... es bonito. La voz de la aplicación me avisa que llevo dos kilómetros. El objetivo son 5. Me cruzo con un chico que va ligero y que su carrera no parece un esfuerzo, me cruzo con otro que lleva una sudadera con capucha y que parece que se refugia en su carrera. Me siento demasiado femenina y poco glamurosa en mi marcha, pero es lo que hay. Parece que nadie te enseña a como tiene que ser ... seguramente hay una manera de trabajar el estilo, pero yo soy totalmente ignorante en ello. Lo importante es que corro y no me paro o ... quizá no es lo importante? correr y destrozarte no tiene gracia, disfrutar del camino es lo bonito ... pero claro, el objetivo son 5. La voz de la aplicación me avisa que llevo tres kilómetros. Me doy la vuelta ipso facto, es el momento de regresar para cuadrar los kilómetros ... me pasa un chico que lleva un ritmo de velocidad de crucero, en cuestión de un momento le pierdo de vista. Yo continúo. Que más da cuando llegues ... lo importante es como lo hagas, no? Y yo, estoy empezando a pensar que me mareo ... es cuestión de bajar la marcha, pero claro, bajaré la media ... dejo que pase el pensamiento y sigo corriendo. Como hay que seguir, mientras que me lo pienso, la voz de la aplicación me avisa que llevo cuatro kilómetros. Sólo me queda uno, estoy a punto de conseguir mi objetivo. El hecho de estar más cerca hace que la motivación y la energía suba ... porque claro, no puedo parar ahora, estoy a punto de conseguirlo. Y me pregunto, pero a quien coño quiero yo demostrar nada ??? y la voz de la aplicación me avisa que llevo 5. Bajo marchas de un lado al otro de la acera, poco a poco voy recomponiéndome, la brisa del invierno ahora es más presente, hace un rato estaba sudando. Estiro y vuelvo para casa. 

Para el año que entra quiero muchas carreras como esta. Quiero salud para poder disfrutarlas. Me planto ante el nuevo año con dudas, dudas que en breve serán certezas porque estoy en camino y porque me siento fuerte. No hay mucho más ... 
Feliz año 2016, mucha salud y claridad para tod@s! 



                        

2 comentarios:

  1. Eso! Por muchas mas carreras! Feliz año!

    ResponderEliminar
  2. ¡Corre Ana, corre! Yo echo de menos esos momentos de libertad corriendo, y porqué no , de carreras compartidas.

    Jose.

    ResponderEliminar