martes, 8 de septiembre de 2015

Pasa, que el tiempo pasa


Por mucho que me aferre a los días largos ... el verano se va ... 
A mitad de la tarde,  entra por la ventana un rayo de luz de Otoño que me invita a cambiar de tercio y empezar a pensar en la rebeca de lana. Los pies, al atardecer,  empiezan a quedarse fríos llevando sandalias, las ventanas las cierro por la noche para no coger frío y ya he visto caer alguna hoja cerca de casa. Creo que no tendré que ir muy lejos para encontrarme con la estación de la melancolía, creo que no hará falta salir a buscarla.
Septiembre?? Bien, gracias. Pienso en caminar oyendo el crujir de las hojas ... 



No hay comentarios:

Publicar un comentario