lunes, 6 de julio de 2015

Perdidos en el Monte Perdido















Hemos sentido el frío del agua del río hasta doler, hemos mirado la fuerza de las cascadas hasta aburrirnos, hemos caminado sin castigarnos, hemos hablado de nombres, hemos imaginado un futuro, hemos caminado bajo el sol hasta acabar en una piscina y hemos pasado de querer comer en un restaurante exquisito a, comer un exquisito bocata a la sombra de un árbol ... 
Perderse en el Monte Perdido , ha sido un oasis en medio del desierto. Ha sido una suerte el que haya podido ser así ... hay verdaderas bellezas a menos de cuatro horas de coche. No hace falta salir fuera del país para encontrarse maravillas de la naturaleza, y si encima vas en buena compañía, que más se puede pedir. Gracias amigos. 

Aquí mas fotos de la excursión que nos hemos marcado en estos días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario