sábado, 20 de junio de 2015

Diario de una mudanza. Destino final




Y por fin ... llegó el día. Esta mudanza ha costado que llegara, ha costado mucho. Mucho estrés, mucha preocupación y mucha ilusión contenida. A última hora estaba como una botella de cava removida a punto de salir zumbando al quitar con fuerza el tapón. He llagado a ella derrapando, con muchas horas de trabajo de mi hermano, Juli y Bene, con un festival en medio de toda la locura, con un cierre de curso atropellado y con una muela menos víctima de un flemón, con nervios y a veces mal humor ... pero, dicen que en esta vida todo llega y por fin nos hemos mudado. 
Es increíble ver como todo lo que has construido en tu casa, como las horas de pensar en como decorarla, en como organizarla, se van al traste en cuestión de una mañana. Una cuadrilla de súper hombres llegaron y poco a poco fueron dejando la casa vacía. Hoy nos hemos despedido de ella ... en silencio hemos acabado de recoger lo que quedaba. Hemos cerrado la puerta con la sensación de haber quemado una etapa y sonreír a una nueva vida. 




Hoy con este post, acabo el proyecto Diario de una mudanza ( todas las fotos aquí ). Me he pasado la Primavera intentando florecer y a punto de llegar el verano : he florecido. Ahora sólo queda construir un nuevo hogar , pero ese, es otro proyecto, un nuevo proyecto de vida.  
La banda sonora de hoy: esta y toda la playlist aquí 


No hay comentarios:

Publicar un comentario