lunes, 2 de febrero de 2015

La persona femenina



Un día,  un día existirá  la muchacha y la mujer cuyo nombre no signifique meramente una oposición a lo masculino, sino algo por sí, algo que no se piense como un completamiento y un límite, sino sólo una vida y existencia: la persona femenina. Este progreso transformará la experiencia del amor, que ahora está lleno de error; la cambiará desde la base, convirtiéndola en una  relación que se entienda de persona a persona, no ya de hombre a mujer. Y este amor más humano se parecerá a aquel que preparamos combativamente y laboriosamente, el amor que consiste en que dos soledades se defiendan mutuamente, se delimiten y se rindan homenaje. 

Rainer Maria Rilke
Cartas a un joven poeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario