martes, 3 de febrero de 2015

Del Raval a la Boqueria









Del Raval a la Boqueria hay una multitud de matices que merece la pena no pasar por alto. Me sienta bien mirar Barcelona con otros ojos, esperando el momento decisivo con paciencia, observando como incide la luz en las texturas del día a día ... caminando bien abrigada y sin prisa durante horas. Si algo que me gusta de la fotografía es la sensación de sentirme viva y en estado de alerta continuamente. Con la cámara en mano tengo la sensación de beberme la vida degustando cada sorbito ... 

PD: Gracias a Datecuenta y en especial a Aitor Fernandez, por esa manera tan de verdad de transmitir su arte y por apretarme las tuercas cada vez más. 

1 comentario: