lunes, 13 de octubre de 2014

Andanza


Partir de donde se está , sea triste, preocupado, cansado, nervioso o alegre. Hoy estábamos cansados y hemos partido desde allí. Si la semana pasada era él, esta semana era yo. Empezar caminando, tirarle con un hilo y sentir que está detrás. Morente sonando en la sala. 
Seguir en pequeño, desde el suelo, en fracciones ... improvisar atentos al quejío de su cante y al cuerpo del otro. Me despisto mirándole y me centro en mis imágenes, muy pobres comparándolas con las suyas. Se inventa un caminito que miro desde fuera ... y al mirarle, empiezo a imaginar : un mantón, una caricia, unas alas, un animal, un cantaor, una penitencia, una cresta, una coleta, una vieja, una flecha ... en definitiva : un viaje que me tiene cautiva durante veinte minutos. 
Su danza es hipnótica, críptica y sale de la verdad,  por lo tanto ... pellizca. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario