jueves, 18 de septiembre de 2014

Andanza


Llegar a la sala y saber cada uno lo que tiene que hacer. Compartir unos abdominales juntos. Empezar con unos ejercicios de técnica de giro. Buscar la manera de enseñarle el camino más fácil y ver como su cuerpo va asimilando hasta llegar a su manera. Verle insistir e insistir: perseverancia, no puede ser de otra manera, por eso baila como baila. Ensayo y error hasta encontrar el cómo. La esencia flamenca en un cuerpo que no acostumbra a bailar con zapatos. 
Uno sigue al otro y el otro sigue al uno ¿Quien va delante? Da igual, no hay ego, es cuestión de equipo. El uno acompaña al otro y viceversa.
Su mirada en mi danza y yo dejándome hacer a partir de sus indicaciones, sin juicio, sin corsé. Me siento libre y dejo que brote una sonrisa. 
Segundo ensayo de nuestra andanza y seguimos en camino hacia un futuro incierto, pero ... da igual... seguimos caminando. 

3 comentarios: