jueves, 22 de mayo de 2014

Diario de Primavera V



El destino , bueno el Ministerio, ha querido que en una semana recibiera dos titulaciones que había gestionado hace tres y dos años. Estos días me he acordado mucho de mi madre y su afán de que" me sacara un título", ahora no tengo uno, tengo dos, lástima que no pueda verlo. Seguramente, después de tanto tiempo, se sentiría orgullosa por ello. Para mi, de alguna forma, ha sido cerrar un ciclo : los años en el Institut del Teatre como estudiante se han acabado, o al menos de momento... nunca se sabe. 
La Naturaleza sigue su curso ... la rosa blanca, la única del rosal, está a punto de abrirse ... la orquídea nos va abandonando poquito a poco, es ley de vida.  
Los días de sol se suceden y sus rayos me acarician la cara. La música ha entrado a casa como llovida del cielo en forma de guitarra ... fue toda una sorpresa. El desorden ha reinado estos días en los que el final de curso impera, pero he vuelto a tener tiempo de tirarme en el suelo y jugar con él. Un domingo entero para dedicarme a hacer composiciones con la cámara, con los libros y  dar una sorpresa. 
Un último miércoles de desayuno frente al mar y la última clase de foto, con presentación de proyectos y fiesta incluida. Y algo más ... en cuerpo, vuelvo a ser yo, ahora solo falta terminar de ajustar el alma. 

Sigue avanzando mi Diario de Primavera y mientras avanza me he leído :  Los años de peregrinación del chico sin color, de mi querido Murakami. Leyendo un fragmento me he sentido aliviada, y todos esos cambios de rumbo que se han sucedido en mi vida, me han resultado menos tristes. 

"Las personas se hacen mayores a su ritmo y toman rumbos distintos. Con el paso del tiempo, surgen pequeñas diferencias, grietas apenas perceptibles. Y esas grietas y diferencias dejan de ser pequeñas para volverse insalvables."

No hay que esperar al verano para leer... y es cualquier momento fantástico para escuchar esta música, la tenía en el baúl de los recuerdos y la he rescatado para una buena causa. :) 

1 comentario:

  1. Que bonito Ana, creo que me declaro tu seguidora. Todo y que Caterina te menciona siempre no me había parado a leerte.

    ResponderEliminar