sábado, 19 de abril de 2014

Diario de Primavera III



Sigo llenando de páginas mi Diario de PrimaveraLa luz de la mañana entra por la ventana y acaricia todo lo que toca. Los días son más largos y los paseos al mar por la tarde son una delicia.Transplanté unas macetas con margaritas ... y ahora el balcón, luce mucho más alegre. Recibí un regalo de esos que hacen mucha ilusión ...  Me refugié junto con mi amiga June de una Primavera lluviosa y pasé una sobremesa fantástica al ritmo de un té con menta. Valeria me regaló un tulipán con mucha historia y él, quiso crecer a lo ancho y no a lo largo ...  ... he leído después de comer un domingo por la tarde, me he tapado con una manta de color que no solo me calienta, sino que me recoge ... cada mañana es un regalo y lo hemos celebrado pegando un gran salto, tomando un aperitivo a deshoras y pasando de la dieta de vez en cuándo. Los desayunos con pan y tomate se convierten en un lujo para los sentidos y haber escuchado como toca Andreu la guitarra de Chris, ha sido el último empujoncito para decidir que, por si fuera poco, quiero que entre más música en mi casa. 
Sigo acumulando instantes felices pero, la Primavera, no solo ha traído felicidad, también recuerdos que a veces tiñen de nostalgia mi camino y de vez en cuándo, también rabia contenida que sale en forma de lamento por lo que podría haber sido. Y ahí, cuándo sale todo ese torrente de emociones contenidas, me gusta recordar estos instantes, para después de la tormenta, volver a caminar y al día siguiente sentir que cada mañana , es un regalo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario