lunes, 17 de marzo de 2014

Hace casi un mes que miramos mucho al cielo ... y algo más

14:15h paseo del Born. No vienen y me decido a llamar a Ana. Como será su voz??? que le digo???
- Annnnniiiiiiieeeeeeeee ...
- Holaaaaaaaaaaa ...
- Donde estáis???
- Estamos en plaza Cataluña, estamos buscando donde dejar la maleta ...
-Yo ya estoy en el Born
Hago tiempo paseando por las callejuelas del barrio y decido entrar en una tienda de souvenir ,de los bonitos, para comprar unas postales como recuerdo del encuentro. Una bicicleta con un montón de flores en una cesta donde dice bien claro : BCN. Las flores me llevan a pensar en la primavera y en el grupo de fotografía.
- Hola?
- Donde estas?
- Estoy en Santa María del Mar.
- Nosotras también. En que puerta?
- ...mmmmm...
- Estamos en la puerta delantera donde están los músicos?
- Queréis que vaya para allá?
- Si!
Habíamos quedado en EL BORN, el bar con encanto que hay casi al empezar el paseo, en la acera de la izquierda viniendo desde el Mercat, pero creo que ya teníamos tantas ganas de ponernos cara que no pudimos esperar a llegar al sitio señalado. Ahí, nerviosa, con las gafas de la mosca de la tele,  soltándome la coleta y caminando con paso grande las vi de lejos. Allí estaban las cuatro, juntitas, mirándome y esperando una señal por mi  parte de : si, soy yo. Y así como por un muelle, saltó mi mano con alegría : si, soy yo. Sabes esa sensación de nena petita? de vergüenza pero alegría, de ... osti que somos de carne y hueso.
No he tenido nunca una cita a ciegas ... pero creo que esto es lo más parecido a ello, con la diferencia de que no es a ciegas: sabes a quien vas a ver.
Lidia, Natalia, Anna, Sandra ... íbamos diciendo nuestros nombres según nos íbamos dando dos besos. Y ahí plantadas, sin no saber muy bien que decir de primeras ... nos trasladamos al bar con encanto y sin conocernos de nada, supuestamente, nos pusimos de acuerdo en que pedir en un periquete.
-Vermuth?
- Vermuth, olivas y patatas.
El Vermuth, que lo servía Natalia con mucho desparpajo, seguramente ayudó a que todo fluyera. Pero no fue lo único. Salimos del bar con encanto ... 
Llegó Rafa a lo lejos del paseo ... un bonachón de gran altura que se fue acercando hasta nosotras con una sonrisa pícara. 
- Yo soy Natalitxu ...
- Yo soy Lidia ...
- Yo Sandra Aguilar ...
- Yo el Fisio ...
- Yo la Pérez ... 
Ana ya le conocía de algún otro encuentro. Ya estábamos casi todos. Camino al Mercat de la Princesa a hacer unos pinchos, en el mercado no cabía ni un alfiler ... así que, primera decisión conjunta : nos comemos unos sandwiches? 
Unánime respuesta : si
Y ahí nos vemos compartiendo mesa sin apenas conocernos y sin saber nuestros gustos, pero eso daba igual , porque teníamos una tarde por delante para ir descubriéndonos ... daba igual si era un sandwich o un pincho, una tortilla de alcachofas o unos huevos estrellados ... creo que todos pedimos sin mucho hambre pero con una gran ilusión, estábamos compartiendo un gran momento. Ni una mirada al móvil, ni un mensaje ... aquí y ahora, sin perder detalle. Todas las cámaras en las bolsas, salvo la de Ana y Rafa que de vez en cuando salían de forma delicada, sin agobios ... acariciando. 
La llegada de Gemma, con una gran sonrisa. Ahora si, ya estábamos todos ... uno hablaba los otros escuchaban, nada de conversaciones paralelas ... un tema, otro tema, otro ... todos a una, atentos. La llamada de atención de Natalia: se nos va la luz ... las prisas por cazar un cielo, ellas con cielos en sus tarjetas y yo todavía sin el mío. Salimos y caminamos hacia la luz ... 



Foto: Natalitxu

Y llegamos cuándo apenas quedaba un poquito de ese bien tan preciado para todos aquellos a los que nos gusta la fotografía y entre todos, hicimos esta foto. 



Y seguimos caminando hasta que llegamos hasta el Mamut del Parc de la Ciutadella ... y como niños buenos con nuestras cámaras a cuestas íbamos siguiendo las indicaciones que Ana nos iba dando, hasta que acabamos entre la trompa de tan colosal animal. 







Y estábamos felices de compartir un día maravilloso con personas que solo conocíamos vía red ... pero es que la red, si estás atento, sorprende y te da la oportunidad de conocer a gente estupenda. Y eso es lo que hicimos durante las horas siguientes ... conocernos más. Sorprendernos con nuestras maneras, escuchar una voz que antes no habías imaginado, observar los gestos, las sonrisas ... la energía. Y así pasamos la tarde, conversando, paseando, haciendo pocas fotos, conversando, tomando un té , conversando , riendo ... conversando... y dándonos algún que otro abrazo. Y todo esto ... gracias a LIO de FOTOS, el grupo de fotografía en el que cada semana participamos... sin obligaciones, de forma generosa, altruista ... Dejándonos llevar por la pauta que se marca ... y aprendiendo cada día más. Pero es que, además, si quieres ... hay más. Porque detrás de esos teclados, de ese buen rollo que a veces puede resultar superficial ... hay una persona y una vida, una familia, a veces un drama, una alegría ... y eso, si quieres, y lo observas te hace aprender mucho más ... pero aprender ya no de fotografía, sino de ser. 



Y mientras que todo esto iba pasando ... mientras que nosotros que solemos estar conectados por la red nos conocíamos en carne y hueso ... resulta que ese encuentro, se estaba celebrando con este evento  , que se iba llenando de cielos de todos los colores y todos los sabores. Los cielos regalados iban apareciendo de lugares insospechados ... durante todo el 22 de Febrero, los cielos nos conectaban como por arte de magia. Y sabíamos que no estábamos solos, que alguien también estaría mirando el cielo desde algún lugar ... eso era lo mágico. Y finalmente tejimos un álbum de ochenta y un cielos y otro buen puñado de ellos fue a parar a Cielos Regalados, el grupo de flickr. El día que empecé a mirar al cielo, creo que fue el día que me di cuenta que esta vida no hay que vivirla de puntillas ... creo que fue el día que empecé a valorar el disfrutar de un atardecer y creo que fue le día que me di cuenta que despertarse cada mañana es un regalo. El día que decidí hacer un grupo para colgar cielos, no pensé que habría un día en la que la gente colgara cielos con asiduidad. Lo mejor de todo, el saber que se paran, que respiran , que se llenan de esa belleza y que disparan con la necesidad de regalarlo, No??? las cosas oscuras en la vida, llegan sin pedir permiso ... que mal hace de vez en cuando repartir un poquito de luz?

8 comentarios:

  1. que voy a decir..que la magia existe y llena este maravilloso lugar llamado mundooooo! I love you ratoncita! ;)

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy.... si sueñas, a veces consigues.... y llega el amarillo, sin mas... y sin menos.

    ResponderEliminar
  3. Pues qué te voy a decir, Ana! Que me apunto a tu forma de vida, a repartir luz, a poner alegría en el mundo y a ir con una sonrisa por la vida. Gracias por esta entrada tan bonita!

    ResponderEliminar
  4. !Qué bonito! Me ha encantado leer esto, para que luego digan que en internet sólo se liga jejeje

    Dicen que la cara es el espejo del alma ¿no? Pues me encanta las expresiones de vuestras caras y tal vez algún dia yo también tenga la suerte de poder daros un abrazito:)

    ResponderEliminar
  5. Mi niña!!!! aun eres más grande de lo que ya eres!!! Me ha encantado!!! Muchas, muchas gracias!!! Magia!!!

    ResponderEliminar
  6. Ana! Que bonitas palabras! He revivido el encuentro que tuvimos y que espero que repitamos pronto! Gracias por esa energía contagiosa que desprendes! Besossss

    ResponderEliminar
  7. Ana! Que bonitas palabras! He revivido el encuentro que tuvimos y que espero que repitamos pronto! Gracias por esa energía contagiosa que desprendes! Besossss

    ResponderEliminar
  8. Joé, niña ... ¡pero q bien escribes! osti! me tienes aquí medio emocioná.
    Bsazos y abrazos
    P.D.: Creo que no tengo voz de pito jejejeje

    ResponderEliminar