martes, 28 de enero de 2014

La alegría de tachar

He hecho una lista de cosas a medias. Tengo cosas a medias desde hace mucho tiempo, cosas sin acabar y quiero acabarlas. Son cosas tan ínfimas como poner grasa de caballo a unas viejas botas. En definitiva, lo ínfimo o lo importante en mi cuerpo tiene la misma reacción. Mi cuerpo rebota estas cosas incompletas y necesita acabarlas. A veces pasa, dejo el remate de la faena para luego ... las cosas  urgentes  pasan por encima de las importantes, que a veces son muy ínfimas.  
-Ya lo haré ... - me digo, pero nunca llega el momento. Resultado: una lista de cosas a medias. 
He hecho una lista de cosas a medias.  Me he propuesto hacer cada semana una de esas cosas, poco a poco ir tachando cada renuncia que he dejado pendiente. Cerrar lo pendiente alivia, al menos a mi me resulta liberador. 
Mi lista de cosas a medias, me ha hecho reflexionar en que gasto mi tiempo. Gasto,  porque últimamente tengo la sensación que el tiempo no corre, vuela. Me doy cuenta que a veces lo pierdo en tonterías. Lo importante es lo único ... no? Pues esta semana me he hecho una falda de un retal que compré hace unos meses. 
Resultado: primer tachón de la lista. La alegría de tachar. 


 

2 comentarios:

  1. Qué lindísimo leer esto, Ana, yo estoy haciendo algo parecido, con una lista de cosas a quitar de mi vida: la importancia del desprendimiento. Cada semana quitarme de encima algo que no necesito, que acumulo por no tirar, que no voy a volver a usar, un hábito que me daña... la alegría de tachar a mí me hace sentirme más ligera, y eso mola m u c h o ;)

    ResponderEliminar
  2. me encanta!! la falda también, pero lo de la lista me tienta un montón... y lo de la lista que dice Lau, también me parece una buena idea.

    ResponderEliminar