martes, 31 de diciembre de 2013

Memoria. Que no memoria de pez



Cada vez tengo la sensación de que el tiempo pasa más rápido. Lo bueno que tienen las tecnologías y la inmediatez de ir registrando mediante la fotografía tu día a día es que te ayuda a hacer memoria. Yo soy despistada ... pero cada imagen me transporta a ese momento que quise robar al tiempo y que no quise que se me olvidara. Tuve hace unos años un gran maestro que me hablaba de la importancia de la memoria, de hacer diarios, de ir registrando las cosas importantes ... un día cualquiera puede ser un gran día. Me suena a canción
Si hago un balance de mi año, me quedo con lo bueno y aprendo de lo malo. Aprendo  a transformarlo en sabiduría, en madurez y en definitiva entendiéndolo como vivencias que terminan constituyendo a la persona. Somos lo que vivimos y como vivimos.
Estoy nostálgica, y eso se nota en mis escritos. Lo sé. Un blog en el que se escribe como se siente, fluctúa con los sentimientos con los que se encuentra el que escribe. Pero permitirme que salga todo esto el último día del año ... es tiempo de reflexionar, de recordar, de echar de menos, de propósitos, de esperanzas ...
Hoy puede ser un gran día. Pero la Nochevieja no tiene porque ser alegre. El último día del año me suele sentar como un tiro. Por ello estoy en Tarragona disfrutando del mar, del cielo, de mis amigos, de mi chico ... Hoy puede ser un gran día, pero estas Navidades me olían a chamusco y por eso han venido a acompañarme mis sobrinas y mi hermano ...
A veces por mucho que te pongas las cosas de cara, la tristeza aflora y entonces es mejor caer en ella sin miedo, porque en definitiva, siempre gana ... y en algún momento te acaba pillando. 
Hoy puede ser un gran día y lo es. Acabo el año con la sensación de haber crecido un palmo, pero hay días en los que me siento pequeñita. Tengo la suerte de tener un día a día estupendo, aunque ahora lo sienta un poco descafeinado. Soy afortunada. Y estoy enamorada de la vida, aunque a veces duela. Esto, también me suena a canción. Tengo una familia y unos amigos que son un tesoro. A veces no me aguanto ni a mi misma pero ... Volando voy ... y volando vengo, cuál mariposa que se transforma. 
Os deseo un año "cojonudo", es la palabra que me sale del alma, perdonar la contundencia. Y sobre todo, aún estando las cosas jodidas, con esperanza. Salud a raudales ... y lo demás, pues ... ya vendrá. 



JAN Me ha tocado el rey FEB Ha florecido la orquídea MAR Cambio de horario APR Antojos MAY Un regalo por ser JUN Llena JUL Vacío AUG Viaje al fin del mundo SEP Empezar de cero OCT Buscar el Otoño hasta encontrarlo NOV Momentos extraordinarios en sitios insospechados DEC Me ha tocado Carmen

2 comentarios:

  1. Ana, es precioso, de verdad! Los años són así, de idas y venidas, de subidas y bajas, y con los años, aunque da la sensación que pasen más rápido, són más intensos, porqué los vives a pasos más lentos, esto es lo que me ha pasado este año, siento en mi cada sensación vivida, cada estación, cada mes, cada risa y cada lágrima.
    Lo que dices, has credio un palmo, o más, y eso es ser grande, sentir que terminas el año así es lo mejor que a uno le puede pasar, aunque la melancolía esté de por enmedio. Lo bonito es sentirlo, y eso también suena a canción, verdad? Guapa,muchas gracias por todos esos momentos compartidos, te lo dije en Navidad, sois especiales, no por ser diferente, sinó por sentir así.

    Besitos y que tengas un feliz fin de año y un enorme 2014!!!!

    ResponderEliminar