lunes, 18 de noviembre de 2013

Reflejos



Hay veces en las que viene bien dejar de mirar lo palpable y en cambio, observar la belleza de su reflejo. Dicen que los ojos son las ventanas del alma, quizá, los reflejos son el alma en esencia. A veces los vemos distorsionados, a veces podemos observarlos nítidos, casi como si fueran realidad ... A veces, cuesta mirar tu reflejo. Lo esquivas cada mañana y aunque te persigue, consigues llegar a la noche y meterte en la cama con la victoria de haberlo engañado. Eso sólo puede durar una época ... llega el día en el que despiertas y te sientes valiente. Con la cabeza baja te acercas y observas de reojo que tu reflejo sigue estando ahí, impasible, esperando a que seas capaz de mirarle. La reconciliación es inminente, mientras tanto : espera.
Más reflejos aquí

1 comentario:

  1. Precioso, Ana! La vida es un reflejo en si, y como lo describes tu, me ha encantado!

    ResponderEliminar