viernes, 20 de septiembre de 2013

Brasas y más


Brasas

Pobre verano, no sabe que agoniza.
Le quedan unos días. El lago aún
está conmigo, su oleaje azul violeta
y el sol intenso reemplazando la soledad.
Me siento como un animal que encontró cobijo.
Ésta es mi madriguera, mi nido, mi intento
por decir: Yo existo. Una rosa no puede
cerrarse y florecer de nuevo. Es una enfermedad
pretenderlo. En la orilla, la luna espolvorea
su luz sobre las cosas, como una hoguera,
y en la noche verde oscura, los altos pinos
extienden sus brazos como Dios extendió sus brazos
para decir que  Él estaba solo y que
estaba convirtiéndose en hombre.

Henri Cole, La apariencia de las cosas,  Qualea editorial , 2008. 

***
Aquí días de verano y aquí miradas veraniegas 
y aquí encontraréis una joya. 

4 comentarios:

  1. Intensos, la foto y el texto. Ese ligero movimiento en el vestido...

    ResponderEliminar
  2. Se nos va!!! :(
    Besitos, guapa, feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  3. La foto me gusta mucho, pero eso no me sorprende ya :)
    Pero el texto... el texto me sorprende y me fascina! No lo conocía y ya mismo me voy a poner a buscar más!
    Gracias y más gracias, y un beso!

    ResponderEliminar
  4. Mientras miro tus álbumes en flickr escucho este disco que nos has dejado... y nada, que gracias otra vez! ;)

    ResponderEliminar