domingo, 25 de agosto de 2013

De dos a cinco





No hace ni cinco minutos que os habéis ido y ya os echo de menos. Con el silencio de fondo, a Andreu le entra la llorera. Este verano lloramos mucho ... va bien para depurar el alma. Aún así, vivimos cada momento de forma intensa, de nada sirve quedarte fuera de la vida. Intentamos saborear cada instante como si fuera el último, es lo que tiene el que te recuerden  que estamos de paso y que hay que aprovechar cada día como si fuera el último. Así hemos pasado estos días... preparando tostadas para cinco.

***
Todas las fotografías de este Post son de mi sobrina Marta. Disfrutamos juntas de la afición por la fotografía y quería compartir con vosotros su bonita y fresca mirada.   





2 comentarios:

  1. Unas fotos preciosas, Ana! Buen propósito, vivirlo como si fuera tu último segundo, me gusta! Pronto habrá una foto con este títol, este mes de agosto ha sido un poco así para nosotros, y de lloreras te explico mi última, el sábado. No quiero que se vaya este verano, me agarro a él con fuerza, y cuando mis hijos me dijeron que el sábado no les apetecía playa lloré durante dos horas, limpiando entre lavabo y lavabo. Qué tontería, verdad, pues me he agarrado al verano como aquel mayor ser agarra a su niñez. Su fin es inminente, ya empiezan los entrenos de futbol, pronto la vuelta al cole y los días desenfadados y despreocupados que hemos vivido se nos van. Ayer me decían que no querían volver al cole, y esta mal decirlo de una madre, pero yo tampoco quiero, no quiero que se me escape el verano, nuestros inviernos són fríos. Pero los vivimos, al segundo, intensamente, y esto es lo bonito, vivirlo para contarlo, y este año y cada año que pasa, mejor! Y con un montón de fotos en nuestros recuerdos!
    Besitos, Ana!

    ResponderEliminar
  2. jolín con tu sobri!! apunta maneras, eh? será la genética :)

    ResponderEliminar