viernes, 28 de junio de 2013

El cuerpo artístico







No pude hacer el intensivo de Andrés. Mi cabeza decía que si, pero mi cuerpo decía que no y muy a mi pesar , tuve que renunciar a los entrenamientos. Por otro lado ... tuve la suerte de poder estar dentro del grupo de trabajo el último día de clase. Me encontré metida con mi cámara dentro de la sesión y fue una bonita experiencia. Mirando se aprende mucho y mirando por el visor de la cámara creo que además de aprender estás trabajando con ellos. Caminaba por la sala como Pedro por mi casa, intentando entrar con la dinámica que ellos tenían para no romper los momentos mágicos que iban creando. Una buena manada ... un buen grupo. Una buena energía, un buen trabajo ; y todo ello bajo la atenta mirada de Andrés. 
Esperar el momento preciso para que las cosas sean ... no cortar antes. Esperar a que las cosas se creen siendo consciente de que se está esperando. Dejar a un lado la ansiedad de hacer y escuchar al grupo. Dejar que el grupo se pierda para  que vuelvan a ser interesantes las cosas ... todo eso aprendí el pasado viernes. Una metáfora de la vida, toda la vida dentro de una improvisación en la que que un grupo grande con un montón de pautas tienen que entenderse y hacerse entender sin utilizar la palabra ... tomando decisiones, saliendo de la masa para favorecer al grupo. Y todo ello, sin olvidar que nos están mirando ... el famoso coche y el conductor, el estar dentro sin olvidar que tienes que verte desde fuera. Toda una experiencia. 
***
Mas fotos aquí 

1 comentario:

  1. estás inspiradísima ana, más que nunca!!

    tremenda visión del entreno. y tremendo trabajo en esa sala donde se percibe el fluir de la energía de una manera tan especial. se echa de menos una bartra, o incluso una "simple" clase...o algo que se le parezca, algo!

    he visto tu anterior post y me ha costado unos días reaccionar! ser madre cuando te falta la tuya es algo de lo que algún día te pediré que me hables más, porque pienso en ello y me acurruco.

    un abrazo enorme, para ti y para la bailaora que llevas dentro...al final se hace literal la expresión! y no podías haberlo explicado más bonito: esa última frase "...algo más: es una niña y ya noto como baila" es simplemente maravillosa.

    Besos
    S.

    ResponderEliminar