sábado, 25 de mayo de 2013

Vitamina C a borbotones


Podría haber elegido cualquier otro día pero los angelitos han querido que sea este. Hoy he oído una frase que me ha parecido muy acertada: "El tic tac del reloj no tiene que sustituir al tic-tac del corazón" y hoy el corazón me dice que es el día. 
Las circunstancias han hecho que sea precavida y por eso decidí que la primera vez que escribiera en el blog, sería el  día en el que me dieran los análisis y la primera etapa hubiera sido superada con normalidad. ¿Entiendes de lo que te estoy hablando? Pues eso ... Andreu y yo hace tres meses que estamos inmersos en la aventura más aventura de todas las aventuras ... y vamos a ser papás :)
El día 30 de marzo, día en el que entraba el horario de verano, nos enteramos, mientras que Ben-Hur estaba en la tele, que habíamos tenido una puntería de la leche. El otro día me preguntaba June en que pensé cuando me enteré de la noticia, si niño o niña ... yo en ese momento lo que pensé era que quería salir corriendo.  Sentí un pánico tremendo y me imaginé pariendo. En cuestión de dos segundos proyecté todo el embarazo y me imaginé pariendo y pegando gritos ... vamos que todo el punto romántico de la noticia alegre y feliz, fue un casteñeteo de dientes provocados por el miedo al más puro estilo Lorquiano. Eso sí, me duró apenas unos momentos, a partir de ahí todo fue calma y tranquilidad, serenidad ... y... una paz difícil de explicar. Una paz que llevo dentro desde entonces ... 
Recuerdo que los días de después tenía la misma sensación de irrealidad que me invadió cuándo me dieron la noticia de que mi padre estaba enfermo. Esa sensación que más de uno habréis vivido: te dan una noticia bomba y la vida continúa pero dentro de ti algo ha cambiado, tienes un run run constante que te mantiene alerta y estás medio zombi. Todo ello me hizo pensar en que las sensaciones ante la muerte como ante una nueva vida son parecidas, evidentemente,  dejando el dolor de la pérdida aparte. Tiene su lógica: cuándo alguien muere, muere fuera para vivir dentro de ti, esa es la única manera de no echar de menos a la persona: llevándole en el corazón. Cuándo alguien nace, muere dentro de ti para empezar a vivir fuera... tiene lógica que aunque diferentes las sensaciones, puedan ser parecidas. ¿Sabes algo? De golpe  la soledad vital que muchas veces me ha machacado se ha atenuado tanto que apenas la noto ... como dice Andreu, ahora nunca voy sola, siempre voy acompañada y eso, me gusta. 
Esto de estar embarazada es el estado más sorprendente, maravilloso y a la vez extraño que he vivido nunca. Cada día voy sufriendo una transformación sorprendente en la que estoy inmersa. He dejado de fumar radicalmente y no he tenido mono, mi cuerpo esta convirtiéndose en un canelón, me apetece comer mucha fruta, sobre todo melón y sandía ... me muero por los zumos de naranja. Bailo raramente, el eje parece que está cambiando y los giros los tengo que adaptar a las circunstancias ... zapateo flojito para no despertarle y los entrenos de Andrés los siento diferentes ... me apetece bailar desde el centro, desde dentro, pequeñito sin grandes brusquedades. El "garbancito"me proporciona los sueños más fantásticos cada noche, mi mente por la noche viaja a parajes insospechados cosa que anteriormente, apenas pasaba. 
Día a día, poquito a poco, no anticipar y cada cosa a su tiempo. ¿Te suena de algo? Así lo intento vivir y así , salvo algún sobresalto, lo estoy viviendo. 
Estoy feliz. Estamos felices. Gracias a todos los que nos habéis mostrado vuestra ilusión ante la noticia ... gracias a los que habéis sido nuestros cómplices. Gracias a los que nos cuidáis en la distancia ... gracias a todos los que sois felices porque nosotros lo somos.

4 comentarios:

  1. Lindas palabras, hermoso momento y buena reflexión. Feliz por ustedes Anika. Besos desde NZ

    ResponderEliminar
  2. súper bonito este post!! ha sabido elegir bien el garbanzo!!!

    ResponderEliminar
  3. Que lindo!!! Mis embarazos han sido lo más bonito vivido, y te noto tu alegría en mi! tienes razón, no vas nunca sola, pero nunca más irás sola, es un vinculo muy especial, que te hace reir, llorar, divertir, sufrir... todo a revuelto y todo a la vez! es como vivir dos, y tres personas, en mi caso, dentro de mi cabeza. Piensas en ti y en él, para ti y para él!
    Muchas felicidades, bonita, disfrutalo, cada instantes, cada minuto, cada sedundo, porqué nunca se olvida! (aunque tengas momentos difíciles, no todo es fácil)
    Besos y mucha felicidad a los tres!!!

    Gemma :))

    ResponderEliminar