sábado, 15 de diciembre de 2012

Después del encuentro

Me ha salido una pupa en el labio fruto de los nervios contenidos durante toda la semana. Como se suele decir en estos casos ... " la procesión va por dentro" y cada día que avanzaba la semana los nervios contenidos iban saliendo a cuentagotas. Andreu no entendía el porqué tenía nervios por el "Encuentro", pero yo sí. Tenía nervios porque bailaba en mi casa, el Cpa. Tenía nervios porque sabía que todo jugaba a mi favor ... pero sentía una responsabilidad hacía el público, en su mayoría mis alumnos. Una responsabilidad de estar en el escenario como les invito a que lo estén ellos. Una responsabilidad por que cada indicación que realizo en clase se viera reflejada en escena ... una responsabilidad por no defraudar a todos y cada uno que depositan en mí su confianza cuando asisten a mis clases. Y no quería estar nerviosa ... porque jugaba en casa y sabía que me miraban con buenos ojos y porque precisamente quise bailar en el Cpa para disfrutar y hacer un regalo a cada uno de ellos.
Y este encuentro entre Betty, Toni y yo  ha surgido de un verdadero encontrarse. Del respeto de los unos a los otros. De la disciplina, del buen hacer, del entenderse, del trabajar juntos, de las risas en los ensayos, de los malos humos por que algo no salía, de los cafés de buena mañana en Santa Coloma ... del trabajar agustito y con un mismo objetivo: hacer de nuestra profesión un disfrute y una pasión, sin prisa y sin pausa dejando que las cosas se fueran colocando, sin apretar pero avanzando ... porque avanzar, es permanecer.


Al acabar y de vuelta a casa, he pasado por el Cpa a revisar que todo estuviera cerrado.Ha sido una sensación rara el encontrarme con nuestras tres sillas en escena vacías. Una sala que anteriormente había estado a reventar y llena de vida, ahora estaba en silencio, pero todavía con el eco de los comentarios, de los oles, de los aplausos ... un teatro todavía lleno del eco de todos vosotros. Un camerino con un vestido colgado de color "Verde que te quiero verde" solito, desvalido ... como si nada hubiera pasado. Andreu muchas veces dice que las cosas tienen alma ... que todas las cosas están vivas, que tienen conciencia ... 




Y yo, en silencio he recordado momentos de esta noche y me he emocionado pensando en ellos. Porque ha habido muchos momentos que se quedarán en mi memoria pero,  entre todos, uno... Miriam dentro del vestuario ayudándome a vestir, preparando las flores, preparando mi pañuelo,dándome calma, diciéndome que estaba guapísima y que lo iba a hacer muy bien. Todo ello y su voz desde el público diciendo :  Vamos Ana! Entre todos ... ese. 

Y una cosa más ... llevo días reprimiéndome de escribir esto: 
Tengo a mi lado al mejor compañero que podría tener. Tengo a mi lado a una persona maravillosa y cada día en sus pequeños gestos, en su manera de vivir a mi lado ... me doy cuenta que soy una persona afortunada. Y el sentirlo ... me hace ser feliz. 

1 comentario: