miércoles, 31 de octubre de 2012

De castañas, boniatos y recuerdos


Con tramontana, el mar de invierno
entra y golpea contra el pantalán.
Es un puerto sin barcas ni veleros, 
y lo rodea el trueno de las olas. 
Viendo como entra el mar por la bocana
y cómo está azotando los amarres, 
siento la misma calma
que, una vez sucedidos, nos dejan los desastres.
Feliz porque hoy la vida, para mí,
es un puerto invernal, pequeño, inútil,
levanto el cuello del abrigo
y hundo los puños hasta el fondo
de los bolsillos, lloro de alegría
y el viento va secándome las lágrimas.

En un pequeño puerto ( Joan Margarit )

Estoy serena ... hoy esperaré la llegada de Marta con la ilusión de volver a encontrarme con ella. Con la ilusión de pasar el día de todos los santos con mi sobrina. Con la ilusión de encender una vela por cada uno de los que ya no están. Recordaré a mi padre y a mi madre ... no con tristeza sino con la alegría de haberlos tenido a mi lado. 
Feliz Castañada a todos! 

4 comentarios:

  1. Porqué será que aún pasando poco por la red, siempre hay días en que acabo aquí, con la pielicita de gallina.
    Un abrazo Ana, gracias por traer a Margarit hoy también, que nos acompaña en días de recogimiento, lluvia y recuerdo.
    S.

    ResponderEliminar
  2. Al igual que S., hoy te leo, leo a Margarit...y me recojo...encenderemos velas, si. y los recordaremos con mucho amor...1abrazo Ana.
    A.

    ResponderEliminar
  3. Unas palabras muy hermosas, y llenas de sentimiento! Me han gustado mucho, y aunque transmiten ilusión me pusieron un pelin triste.
    Feliz día, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, sabes como acariciar con tus palabras....

    ResponderEliminar