miércoles, 12 de septiembre de 2012

11 - S - 2012








Cuando la familia salía para "la mani", yo cual mamá pato con sus patitos comenzaba mi tarde de "canguro". Mientras que en la calle se manifestaban de forma pacífica un millón y medio de personas, mi casa se convertía en un "esplai" particular donde la televisión estaba puesta esperando poder ver al avi, o a la avia, o a la tieta.  Mònica la mayor, se quedaba parada frente a la tele y decía que había más banderas que personas. La mayoría de las banderas eran " estel.lades". Xavi, el mediano, decía que había ciento y un mil infinito de personas en la calle. 
Cuando en la calle se gritaba Independencia, nosotros íbamos haciendo con calma unas chapas, decorábamos unas láminas y merendábamos melón. Laura, la pequeña, ha descubierto los zapatos de "gitana" minúsculos que tenía en la terraza, y eso a dado pie a que todos nos calzáramos los tacones y nos pusiéramos a zapatear. 
Andreu a las dos horas y media ha llegado a casa. Me contaba que Rai estaba en el suelo mientras que la gente le hacía de jaula para que no se pudiera escapar , Rai tiene nueve meses. Rita llevaba apuntado el teléfono de su madre en el brazo derecho y el de su padre en el brazo izquierdo, pero de nada servía, ya que había tanta  gente usando el móvil que las líneas estaban saturadas. Andreu me contaba que el ambiente era agradable, emocionante, familiar ... que no se silbaba a nadie, que todo transcurría a modo de fiesta. 
Hace días pregunté a mi amiga Gemma si se hablaba algo de la mani en Madrid, me dijo que no había oído nada,  hoy se lo he preguntado a mi prima Raquel y me ha dicho que se había dicho que estaba convocada pero que poco más. 
Yo no he ido a la mani, porque no tengo un sentimiento independentista. No me nace, no lo tengo ... no está. Y no me puedo manifestar por algo que no siento. Tampoco estoy de acuerdo con un pacto fiscal , porque tengo la sensación de que traiciono a mi gente, a mis amigos, a mis primos, a mis hermanos, a mis sobrinas ... tengo la sensación de que abandono el barco cuando se está hundiendo y que los dejo atrás. Por eso no he ido a la mani. Y no me justifico ... porque no tengo que justificarme . Sólo quiero que cada uno pueda tener la libertad para ser como quiera ser y estar donde quiera estar, sin prejuicios y con respeto. No se puede obligar a nadie estar donde no quiere estar, pero, mis amigos y mi familia de Madrid , a los que tanto os quiero, saber que las cosas aquí se están moviendo ... y que de una forma u otra catalanes o madrileños, rusos o americanos ... esta tarde un millón y medio de personas se han manifestado con la esperanza y la ilusión de que las cosas de una forma u otra vayan mejor. 


3 comentarios:

  1. Hay dos problemas, Ana. El primero que como tú piensas piensa la mitad de los catalanes. Así que no eres un bicho raro: eres tan rara como los que fueron, que son la mitad. El segundo problema es que debajo de esta Diada y esta manifestación está el interés de los políticos catalanes en manipular a esa mitad para no perder su posición. Antes de independizarse que pidan responsabilidades a los que han llevado a la Genralitat a la bancarrota. Resumiendo: antes de independizarte debes echar cuentas.
    Estoy contigo en lo de no ir a algo que no se siente, como la mitad de los catalanes.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito: lo que dices, lo que haces y las fotos, especialmente la que salen los 3 en fila con la palabra INDEPENDENCIA en el fondo. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Ana, rellegint aquestes paraules és això el que et volia dir al comentari de l'entrada d'avui, aquest és el meu sentiment català, no m'agrada ni els radicals d'aquí ni els radicals d'allà. Com diu el primer comentari, que passin comptes primer tots, llavors en parlarem, i quan hi hagi justícia social, quan cap família no es quedi al carrer, quan cap nen ni cap persona no passi més gana, quan tot això i més succeeixi, llavors potser creure en aquesta 'via' de que ells parlen, però darrera només hi veig política, manipulació, perquè quan ens hagin portat per allà on ells ens volen portar, tornarem a 'las andadas'. No hi crec, i parlo català, escric en català, però també estimo es castellà, la seva cultura, i no crec en el separatisme, crec en el respecte a les cultures, i això mai pot existir desde l'extremisme.

    Una abraçada, bonica!

    ResponderEliminar