viernes, 8 de junio de 2012

Del nada al todo

Hoy ha sido día de sacar la ropa de verano y de recordar cuando y como me encontraba cuando saqué la ropa de invierno. Los colores oscuros  han pasado a ser colores vivos ... De las cajas llenas con olor a lavanda vestidos frescos, faldas cortas, pantalones por encima de la rodilla, camisetas de tirantes... me encantan las persianas a medio subir, me encanta el ambiente que da de verano, de vacaciones ... me encanta la luz de las persianas a medio subir.



Hoy ha sido día de después de muchas cosas pararme cinco minutos y sentarme en un banco de la Rambla. Sin hacer nada, con la necesidad de parar ... de darme un respiro, de sentarme al lado de un abuelito que dejaba que pasara el tiempo en el banco de enfrente. De mirarle y de ver como estaba, como no hacía nada ... como solamente observaba el paisaje de la Rambla y con cara de felicidad dejaba el tiempo pasar. 


Hoy ha sido un día de darle muchas vueltas a la cabeza. Vueltas que marean ... vueltas que asustan, vueltas y más vueltas ... y entre esas vueltas un pajarito que me da una pista y me dice que busque en Wagner . Que ni uno ni el otro ... que mire hacia otro lado. Y me encuentro con esta maravilla ... y digo si. Pero el tiempo pasa y necesito que quede claro que pasa ... y para ello necesito el ruido de la aguja de un toca discos ... el ruido de la aguja sobre un vinilo ... que me transporta a mi infancia. Y lo comparto y en media hora lo tengo resuelto. 
Hoy ha sido un día en el que he visto a un chico que miraba un cartel. Un cartel en el que ponía NADAEXPLICANADA y he pensado que los invitados tienen mucha ilusión de celebrar su fiesta ... y he pensado que el tiempo pasa y que estamos a punto de acabar. 
Y he pensado que hay que disfrutar cada momento. Y que ahora estamos aquí y mañana Dios dirá, como decía mi abuela ... y eso me lleva a pensar en la vida y en las decisiones que se toman. Y me alegro mucho de, en su día, haber dicho que si y no haberme perdido todo este proceso. 
Y acabo diciendo que os invito a que vengáis a ver el taller. Os invito porque sino nada tiene sentido y os invito porque estoy orgullosa del trabajo que hemos hecho, de las ilusiones que hemos puesto y sobre todo estoy orgullosa de los invitados y espero y deseo que sean capaces de disfrutar jugando y de que hagan un fantástico viaje desde el principio hasta el final, transitando cada palabra, cada mirada, cada sentimiento, cada emoción ... dos días y estrenamos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario