sábado, 5 de mayo de 2012

De candy candy a superwoman ... y viceversa

Soy dramática, Lorquiana, obsesiva y cuando me agobio, me dan lloreras. Me dan lloreras de niña pequeña de esas de hipo y lagrimones como limones. De esas que si los vecinos me escuchan deben de pensar que tengo un drama encima difícil de solucionar. Puedo llegar a llorar desconsoladamente durante un buen rato ... hasta que poco a poco yo misma me voy consolando y empiezo a tranquilizarme. Yo tengo la teoría de que voy acumulando y acumulando hasta que finalmente la cosa más pequeña, la cosa más insignificante, se convierte en la nota de la melodía que te llega al corazón y exploto en lágrimas a lo Candy Candy. 
Estos días ha habido algún momento de estos. Estoy de ensayos y con mil cosas en la cabeza, a lo más puro estilo Pérez, cualquiera de los que me conocéis sabéis de lo que hablo ... porque desaparezco, no se me localiza... aquí, es cuando alguno de vosotros pensaréis, es decir, la Pérez está como siempre... a tope. 
Pues si, es verdad, soy bastante inquieta ... soy así. Pero hay momentos en los que se supera este estado natural ... y ahora estoy en uno de ellos. Pero, hay un cambio ... antes no pedía ayuda, y ahora, la pido. Un gran cambio ... hoy he pedido un abrazo y me ha sabido a gloria. Hace dos días pedí otro abrazo ... y me quedé en silencio, abrazando, hasta que el mismo abrazo se deshizo. Ayer directamente , me abracé sin pedirlo ... Y no es que me haya vuelto la "gurú Amma" que se pasa la vida abrazando a la gente, sino que a veces me siento pequeñita, frágil y desprotegida, y la tía de 35 se convierte en la niña de casi 6 a la que hay que cuidar. Antes, no me dejaba mucho cuidar... ahora voy dejando y me voy quitando la coraza de "superwoman". 
He empezado este post con la intención de contaros como está siendo mi experiencia con el reencuentro de Hivernacle y compartir con vosotros una reflexión que llevo pensando días, y mira, he acabado poniéndome etiquetas. Pero tiene un sentido ... el verdadero sentido de Hivernacle. 
La reflexión ... os la cuento otro día ... os la cuento, antes del estreno de Solas






2 comentarios:

  1. pues tu pide abrazos, llora y se una niña, que los demás están esperándote con los brazos abiertos y esperándote siempre, siempre para cuando estés... y no estés pero es siempre... estrellita, y tu no estas solita así que pide ayudita que hay más estrellitas...

    ResponderEliminar