martes, 17 de abril de 2012

Si no buscas, encuentras ...


El otro día buscaba fotos para ilustrar este Post. Cuando has cambiado tantas veces de casa llega un momento que pierdes la cabeza y ya no sabes donde has dejado guardadas las cosas. Hace unos meses buscaba una máquina de coser, una Singer antigua de mi abuela. Después de buscarla por todos los lados, finalmente,  cuando dejé de hacerlo llegó Gemma y me dijo que estaba en casa de su madre. Yo creo que a veces las cosas te encuentran ... buscando unas fotos encontré un tesoro. Una caja de hojalata  llena de "cachivaches" de costura, evidentemente, de mi madre. 


Bobinas de hilo muy antiguas y bobinas de hilo de la misma marca de las que utilizo yo. Bobinas de hilo azul eléctrico con las que mi madre me cosió la última falda. 

Una banda de lo mas variopinta, cada una con su personalidad, con su forma, con su tamaño. Bobinas de, como mínimo, hace 15 años. Unas canillas cargadas de hilo ... su dedal.

Hace tiempo encontré una canilla, cargada de azul celeste ... me daba pena que se acabará el hilo ... entre toda la banda he encontrado la bobina ...


Y la carterilla ... toda "modistilla" tiene carterilla. Me acuerdo de esta perfectamente. Almohadillada para poder clavar los alfileres y las agujas ... una aguja. Una aguja enhebrada. 
Las fotos, siguen sin aparecer ... pero ya lo harán. No hay prisa ... me sorprende como las cosas van apareciendo, como se van colocando en su lugar ... como lo que antes era un recuerdo ha pasado a ser algo que utilizo en el día a día ... como las cosas vuelven a cobrar vida y como nunca pensé que fuera a ser así. 

2 comentarios:

  1. le encantaria que lo estes usando...
    En mi casa hay tambien un neceser donde mi madre guarda sus cositas de costura, hecho por ella.

    ResponderEliminar
  2. ...me ha movido especialmente este post.
    cuando yo empecé a incorporar a mi vida diaria objetos que guardaba como reliquias en un altar, me di cuenta de que estaba sanando. Es una sensación íntima y silenciosa de que algo grande está pasando en ti.

    Un abrazo de quien te lee,
    S.

    ResponderEliminar