martes, 1 de mayo de 2012

Collage

Desde esta foto, en las que dos maletas esperaban su llegada ...


Hasta esta foto en la que las dos maletas salían con sus dueñas ... han pasado solo tres días...


Desde la foto de la izquierda de tu pantalla, hasta la foto de la derecha han pasado ... 44 días ...


Cinco años han pasado desde la foto de la izquierda hasta la de la derecha ... pero aunque Rosa pesa casi el doble ... me sigue gustando llevarla a caballito ...




Clika aquí ... esta canción nos ha acompañado durante estos días ... esta canción se repetía una y otra vez sin poder evitarlo ... al igual que canciones de su infancia y de la mía que sin saber porqué nos venían a la cabeza... 

Disfruto abandonando mi cámara a su suerte y encontrándome fotos que se hacen la una a la otra como estas ... con una mirada limpia, profunda que traspasa la cámara ... con una mirada que mira a quien está detrás de forma cómoda y cómplice...



También me gusta encontrarme la mirada de Marta, que busca continuamente a su alrededor y capta imágenes como estas  ... a mi hermano Norber también siempre le ha gustado la fotografía y a ella aunque de pequeña no le hacía ninguna gracia salir "retratada" ahora le apasiona ...








También disfruto cosiendo en silencio a su lado mientras que ellas me acompañan, me ayudan, diseñan sus estuches y esperan pacientemente a darles la vuelta. 






Ahora la casa está en silencio... Estar con dos torbellinos de 12 y 16 años en casa se echa de menos al minuto uno de saber que ya están lejos. Los despertares por la mañana y los ratos de remolonear hasta que finalmente nos decidimos a empezar el día. Las caminatas por la playa para ver el mar. Las risas... los enfados de hermanas. Sus continuas preguntas ... su alegría. 
Hoy las miraba y pensaba que era una suerte el que con su edad estén juntas y unidas. Con la edad que tienen es tiempo de pasar momentos muy felices y a la vez momentos tristes en los que no te sientes comprendido. La adolescencia es una vorágine de emociones que te hace pasar del 0 al 10 en cuestión de minutos. Las inseguridades afloran, los miedos te acompañan ... y estás hasta las narices de tener que decir a los mayores lo que de mayor quieres ser. Una de ellas lo tiene claro, quiere ser cocinera ... la otra todavía no lo sabe, sigue buscando... pero ... no tiene prisa. 



Me siento orgullosa cuando me dicen que tengo unas sobrinas estupendas. Me siento orgullosa de como son. Me siento orgullosa de la relación que tengo con ellas y me hace feliz escucharlas llamar a Andreu tío. Estoy feliz a su lado y cada día siento más el no poder estar con ellas más tiempo. Tiempo que se escapa, tiempo que pasa volando... pero aún así, siento que nos tenemos, que aunque estemos lejos, estamos.


Y estamos ... porque me habéis dejado estar y porque siempre he sentido vuestra confianza. Muchas gracias a los dos por haberme dejado siempre ser la "Tía Ana".
Todos tenemos miedos. Lo bueno es que generalmente no te preguntan cuáles son. Pero yo creo que uno de los miedos de unos padres es el de no estar a la altura con sus hijos, el de no saber si uno va a ser capaz de inculcar a sus hijos unos valores y guiarles al principio de su viaje para que después sepan como caminar solos. Queda mucho camino todavía por hacer ... pero sois valientes y todo va bien. Son unas niñas cariñosas, familiares, alegres, nobles y valientes, y en eso, vosotros habéis tenido mucho que ver. 


Flores ... nos vemos a la próxima! Os quiero mucho!


No hay comentarios:

Publicar un comentario