viernes, 9 de marzo de 2012

Reminiscencia




Mis padres guardaban en cajas una gran cantidad de fotos. Recuerdo tardes enteras mirándolas y escuchando las batallitas que ellos me contaban. Durante una época mis abuelos, estuvieron ordenándolas y guardándolas en álbumes , recuerdo que tardaron mucho tiempo en acabar de colocar cada una de ellas de forma cuidadosa en cada hoja plastificada. Pero en casa de mi padre, aún quedaba una caja sin ordenar. Ahora la guardo dentro de un armarito de mi estudio como una reliquia ... una caja de metal de hace muchos años de color verde, con letras en alemán ( posiblemente traída por mi tío Salva o quizá comprada por mis abuelos cuando estuvieron por esas tierras). El otro día, buscando la foto para este Post me encontré con estas maravillas. 
Os presento a mi tío abuelo Mariano, el que de nombre artístico utilizaba " Rayito". Era el hermano de mi abuelo Isidoro, padre de mi madre. Resulta que Rayito desde muy pequeño quería bailar. En la familia corre la historia que para ensayar, como no tenía local ni espejos, bajaba a la calle y hacía sus bailes bajo la luz de una farola con tal de ver reflejados sus movimientos en su sombra. Llegó a ser bailarín de Carmen Amaya y se terminó afincando en Paris. La señora con la que sale en las fotos, fue su esposa. Poco más se de mi tío abuelo Rayito ... pero curiosamente una parte de  mi, lo tiene muy presente. 
Siempre me han preguntado el porqué me dediqué al flamenco. Yo nunca he sabido que contestar. Lo que si sé es que el amor por este baile me viene dado desde lo más profundo de mi. Ya no sé si viene dado por el corazón o por el alma ... o quizá por la herencia de Rayito. 

" Y así se crió Niels, y todos los influjos de la infancia dejaron huella en el barro, todo lo moldeó , todo adquirió significado, lo que existe y lo soñado, lo que se sabe y lo que se presiente, cada uno de ellos depositó su sendero de líneas sutiles aunque trazadas con firmeza que luego habría que modelar y ahondar, que luego habría que redondear y borrar" Niels Lyhne, Jens Peter Jacobsen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario