lunes, 19 de marzo de 2012

Amarillo, un color contradictorio, pero en este caso un color de fiesta y de felicidad

Después de la fiesta de ayer no podía pegar ojo. Se agolpaban en mi cabeza una multitud de imágenes. Las piernas me dolían de haber estado todo el día de pie y bailando. Las comisuras de los labios estaban cansadas de sonreír. Los ojos abrumados de retener tantos momentos. Decidí dejar colgada mi cámara de la rama de un árbol para no perderme nada... para estar dentro y no fuera. Aún así capté algunas imágenes para este post. Estuve tranquila, relajada y feliz. Feliz de compartir mi día con todos vosotros. Feliz y como pez en el agua, dejándome mimar, regalar y cuidar por todos vosotros. Estoy aprendiendo a recibir y le voy cogiendo el tranquillo. 35 años solo se cumplen una vez y me ha encantado compartirlo y celebrarlo de amarillo. Muchas gracias a todos por vuestra compañía, vuestros mensajes, vuestras llamadas y vuestro cariño. Es un regalo que estéis ahí. 









Después de la resaca de la fiesta , me he despertado sin resaca ... en silencio. Junto a Montse he plantado una oliveraJunto a Montse que me acompaña, me ayuda y siempre está ahí. 

1 comentario:

  1. Me alegra tanta ilusión... :))
    A por los 35 años cargadita de alegría...
    Petó!

    ResponderEliminar