sábado, 4 de febrero de 2012

Los repes ...


Esta es la historia de dos gemelos, que siempre se han creído mellizos. O quizá son mellizos ...  Me imagino que para mi abuela Pilar tener dos hijos de golpe en el 37, además de ser un susto de primeras , debió de ser una situación en la que tubo que echarle mucha fuerza para , en plena guerra, sacarlos  hacia delante. Manolo y Norberto, mi tío y mi padre. Como dos gotas de agua ... mis amigos siempre alucinaban de como podía distinguirlos. Yo no te lo sabría decir, pero siempre los he visto diferentes. Multitud de veces nos encontrábamos en la situación en la que alguien se acercaba a mi padre y le hablaba de forma cotidiana y efusiva como si lo conociera de toda la vida... mi padre, que ya sabía que le estaban confundiendo con mi tío, solía aclarar la equivocación de forma agradable y el confundido en cuestión alucinaba de su parecido. Mi tío a veces me ha contado los trapicheos que se traían de jóvenes con las novias ... nunca han sido muy explícitos contando sus "tejemanejes" ... pero alguna vez, ha llegado a mis oídos que se llegaron a intercambiar novias de juventud sin que las muchachas se dieran cuenta ... Mi tío y mi padre de jóvenes eran muy guapos. Al ver sus fotografías me recuerdan a esa belleza "a lo James Dean" , con esos cuerpos lánguidos, barbillas bajas, miradas profundas, pelo engominado, zapatos impolutos, pantalones de pinzas, abrigos de cuellos grandes , cigarrillos a medio labio ... eran muy guapos. 
Si hablamos de vidas paralelas , podríamos decir que hay muchas coincidencias ... podríamos decir que, en parte, si que han vivido vidas paralelas. Los dos con tres hijos, dos chicos y una chica; los dos operados de lo mismo; los dos con la misma caída de pelo; los dos viudos muy jóvenes ... y aquí me paro y pienso en lo que verdaderamente hoy os quiero contar...
Hoy sería el cumpleaños de mi padre y hoy es el cumpleaños de mi tío. El otro día le llamé por teléfono, estuvimos hablando tranquilamente durante un rato. En un momento dado , le llamé Papi, y me quedé parada, pero hice como si no hubiera pasado nada. Mi tío, parecía no haberse dado cuenta ... continuamos hablando. Como deciros, que tengo la impresión de que su voz cada vez es más igual a la de mi padre ... que cuando hablo con él, sabiendo que es mi tío, oigo a mi padre. Y podría resultar doloroso , pero para mi no lo es. Porque en mi tío, vive mi padre. 
Cuando colgué el teléfono, Andreu, que estaba a mi lado, no comentó nada ... como si no se hubiera dado cuenta de mi equivocación. Yo se lo dije ... el pensó que ni siquiera yo había caído en ello y me dijo algo que precisamente, yo estaba pensando: Sabes una cosa Ana, que tienes mucha suerte ... porque, aunque tu padre no esté, tienes con tu tío mucho de él. Y es verdad ... tengo esa gran suerte. 
Y desde aquí, felicito a mi tío ... que por cierto, también se percató de mi equivocación y también hizo como si no se hubiera dado cuenta y ...  también se puso contento de que le llamara Papi.
Y para ti ... que sepas , que te echo mucho de menos. Que nunca pensé que te echaría tanto de menos ... pero que a la vez, estoy tranquila porque siento desde lo más profundo, que estás dentro de mi. 


4 comentarios:

  1. Joooo, que bonitoooo. Hoy nos toca llorar a todos. También le echamos mucho de menos, han sido muchos años cumpliendo los años juntos, me refiero a mi padre y a mi tío y éste ya es el segundo que lo hace sólo mi padre, y hoy decía que estaba triste...se le hace raro, le echa de menos.

    ResponderEliminar
  2. PRECIÓS! És maco tenir tant a prop ( o tant endins) aquells que ja no hi són físicament :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Joder Ana! Qué curioso, que bonito y qué bien explicado.

    ResponderEliminar
  4. Ay Anita...
    Hoy hace 6 años de la muerte de mi madre... y "curiosamente" he pasado el finde celebrando el 60 cumpleaños de mi tía, su hermana. Y me siento afortunada y me identifico mucho con lo que has escrito.
    Un gran beso de quien te lee,
    S.

    ResponderEliminar