viernes, 9 de diciembre de 2011

El Ángel exterminador me acompaña a todas partes, alguien puede decirle que no pare?

Este año hago un taller con los chicos de LET dentro de la programación de L'Excéntrica. Cuando me lo propusieron, dije No ... luego pensé que Si. Una de las cosas que hizo  que aceptase fue saber con que alumnos iba a realizar el taller. Es gratificante trabajar con alumnos que valoran tu trabajo y confían en tus propuestas y este grupo se tira a la piscina.
Un taller teatral... me pongo a buscar textos y llego al guión del "Ángel Exterminador" de Buñuel ( Algo ligerito... apenas ambicioso ;) ) Para los que habéis visto la película ya sabéis de que va el tema... pero para los que no, os cuento: Una fiesta de la alta burguesía, algo les para y no pueden salir de la casa donde están. Los personajes evolucionan a la degradación, son capaces de todo para conseguir sobrevivir. 
Aquí me encuentro... con la cabeza como un hervidero llena de imágenes, con mi libreta color púrpura que me acompaña a todos lados. Bolis de colores que apuntan a velocidad de vértigo, propuestas que pasan a ser otras propuestas ... 
Me doy cuenta que es curioso como busco en mis apuntes del edificio gris y es curioso donde busco ... busco en los apuntes de  mis maestros ... profesores he tenido muchos, pero maestros no he tenido tantos. Intento encontrar mi manera apoyándome en todo lo que me han enseñado. Silvia Ferrando con sus esquemas de fuerzas; Montse Bonet con sus elásticos, Andrés Corchero con su forma de entender el cuerpo y la mente, su trabajo de presencia, "el menos que es más" y su humildad ante la escena; Moreno Bernardi con sus Haikus, sus memorias, sus velocidades, su forma de hacerte estar en clase y de entender el teatro y Roberto Romei con todo lo que me ha aportado que es tanto que no me acuerdo porque ya forma parte de mi... 
He tenido la suerte de tener buenos maestros con un denominador común que les une, cada uno de ellos hablaban de "verdad" en escena. En ello estoy, buscando la verdad con los chicos. Verdad que no duela ... pero verdad.
Los chicos ... que no somos once ...  que somos uno ... os iré contando ...


Por otro lado ... después de Yoga hoy viernes solo para mí en la terraza de siempre. Con mis notas y con mis cositas ... una visita de la sonrisa de Melina y muchas horas caminando de un lado para otro por la misma zona. No estaba haciendo senderismo, ni caminando en círculos ... Que coño!!!  hoy he dejado al espíritu consumista salir...

3 comentarios:

  1. Te leído con la misma rapidez que lo has escrito y con el mismo entusiasmo.
    Señuuu!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. grandísimo tu rinconcito!! y qué ganas de hacer teatro hablando de la obra...! Seguro que triunfáis. Besos
    Melina

    ResponderEliminar