miércoles, 7 de diciembre de 2011

Dejar que las cosas no paren

Los que seguís Una del Montón os acordaréis de este Post. Creo que ese fue el día que hice el primer clik a la costura. 
Después escribí este ... ese fue el segundo clik ... además ahora me doy cuenta que no solo fue un clik a la costura, fue una decisión hacia una nueva manera de vivir ... un intento de punto y final. 
Mas tarde os presenté mi máquina ... y finalmente en este espacio os voy enseñando las piezas que voy haciendo.
El día que me reencontré con la máquina de mi madre, me reencontré también con una cajita de color ocre, llena de artilugios ... entre ellos, una canilla oxidada. 
Una canilla oxidada con hilo azul. 



Cuando alguien para, paran todas sus cosas con él. Se quedan tal y como las había dejado ... se quedan paradas en el tiempo esperando a que sean guardadas, tiradas y en el mejor de los casos utilizadas. 
Puedo utilizar la canilla de mi madre. Puedo utilizar su hilo. Me lo corroboró el otro día Caterina y fue una buena noticia. La canilla vuelve a tener vida dentro de mi máquina.
Yo me las he ingeniado para poder coser en azul. Azul; me encanta el azul.
Ya lo tenemos todo preparado, Caterina se encargó de hacer estos paquetitos de tela, solo falta unirlos con buenas costuras.



1 comentario: