viernes, 25 de noviembre de 2011

No soy perfecta ... ¿ y que?

Solía vivir en este portal. Durante dos años pasé una época que podría calificar como "viva" entre las cuatro paredes de la calle Tallers. Siempre que paso por la esquina de la Palmera, entre la papelería y el estanco no puedo evitar alzar la mirada a la terraza donde tantas veces me asomé. Por primera vez en mucho tiempo hoy miraba y no miraba con añoranza, sino con una sensación de recuerdo pasado. Desde un tiempo vuelvo a sentirme viva ... y ha sido una decisión. 


Hoy leía unas contras de la Vanguardia en la plaza a la que solía bajar a tomar café cada domingo mientras que viví en Tallers. María, mi profesora de la asignatura de Interrelación con el alumno (del módulo que estoy haciendo en el edificio gris) acostumbra a mandarnos deberes. Cuando los deberes se convierten en placer y te hacen vibrar, no hay deber que lo sea, sino gusto por aprender y seguir creciendo.



Entre las diferentes contras había una de Mario Capecchi , Boris Cyrulnik , Jorge Barudy, Michelle Bachelet, Elsa Punset. Todas ellas interesantes, os invito a buscar información sobre sus vidas ... a veces la realidad supera la ficción. Pero ha sido la de Stefan Vanistendael ( un referente para los psicólogos por sus teorías sobre la resiliencia) la que me ha hecho sonreír. Si tenéis tiempo y ganas podéis leer este documento  si no, os pongo la cita en cuestión:

" Humor y belleza. A menudo cuando la gente quiere ser seria pierde estas dos cualidades imprescindibles. En una ocasión un preso me invitó a dar una conferencia en una prisión francesa. En la mesa el preso puso un enorme ramo de flores, me sorprendió en una cárcel. Al terminar la conferencia dije una tontería. Le pregunté al preso que podía hacer yo con esas flores ( me iba en avión ). El me miró: " Estaban ahí para embellecer el acto " luego las cogió y se las llevó a su celda. Aquello era toda una economía de la belleza: eran las flores de la misa que él recuperó para mi conferencia y luego para su celda. 
El juego está muy cerca del humor, es otra manera de colocarse en la vida. Con humor podemos librarnos de la obsesión de controlarlo todo. La integración de lo que no es perfecto en la vida me parece fundamental en la espiritualidad, que consiste en vivir la vida como es, con imperfecciones."
Vanistendael Stefan , "Queremos ser admirados más que amados, qué error" , 2008, La Vanguardia.

2 comentarios:

  1. Hoy, he hablado del humor, la seriedad, estar bien, en el trabajo.
    Q casualidad, yo tp soy perfecta!!!
    Y creo q lo q mejor se me da es eso, no serlo!!
    Gemma

    ResponderEliminar
  2. Prefiero que no seas perfecta!
    Prefiero no ser perfecta!

    ResponderEliminar