martes, 22 de julio de 2014

Amor con leche


No hay verano , desde hace tres años, sin paella en casa de Cecilia y Toni. Cecilia, es "letera". Se es o no se es "letero". Hace tres años, empecé capitaneando un proyecto con un grupo de alumnos que venían con muchas ganas de aprender y sobre todo de compartir. De ese proyecto salieron dos talleres, "Nada explica Nada" y "Iceberg". Los que seguís el blog, creo que lo podéis recordar.
Hay veces que coinciden, y no creo en las coincidencias, un grupo de personas que hacen que todo fluya. Cada uno ocupa su lugar y eso lleva a conseguir un buen equipo, esencia letera me gusta llamarle. 
Cuando la semana pasada en Lio, las chicas pusieron como reto un Splash, tuve claro que conseguiría el mío llevando todos los artilugios el día de la paella. Ese, día, el pasado sábado, estaba toda la esencia letera junta. Hubo algunas bajas imprescindibles que echamos de menos ... pero estuvieron en el pensamiento de cada uno de nosotros. La tarde llegaba a su fin, esa hora mágica en la que el la luz del atardecer baña todas las cosas ... y fue, en ese momento, en el que me puse en marcha. Poco a poco fueron dejando sus conversaciones hasta que curiosos se fueron acercando. Empezó la fiesta, mientras que uno tiraba el bombón, el otro limpiaba la leche que se derramaba de la taza ... yo buscaba el encuadre, medía la luz ... todo ello acompañada de cada uno de ellos. Esta foto es el resultado de ese encuentro. Un equipo, es un equipo y da igual las circunstancias que encuentre en su camino, a las duras y a las maduras, esa es la esencia letera. Gracias a cada uno de vosotros, por estar siempre y por ser como sois. Y gracias a mis liantas por proponer un tema tan hermoso.
Cuándo se lanza un bombón con forma de corazón, la vida te lo devuelve multiplicado por cuatro. ( Ojo a la forma del Splash de la leche)

domingo, 13 de julio de 2014

No me gusta

No me gusta el fútbol, tampoco me gusta que la gente se quede ensimismada a la pantalla sin que parezca que exista nada más. No me gustan los gritos. No me gusta ir a comer con alguien, y que ese alguien, no pare de mirar el teléfono. No me gusta constiparme en verano. No me gusta que se me hagan rozaduras en los pies. No me gusta el chirrido de la tiza en la pizarra. No me gustan los días en los  que diluvia y se pone el cielo de color amarillo. No me gusta la oscuridad. No me gusta el teatro sin emoción. No me gusta utilizar mi tiempo en algo que no me interesa. No me gustan las dobles caras. No me gustan los higaditos, ni las mollejas, ni los riñoncitos ... ni nada que se le parezca para comer. No me gustan las tardes de Domingo vacías. No me gusta La competència ( programa de radio) ni Polonia ( programa de tele) . No me gusta hacer las cosas por compromiso. No me gusta el legado que estamos dejando a los que vienen. No me gusta el egoísmo. No me gusta la coliflor y aún así, me la acabo comiendo. 




Esta semana , en Lío,  hemos tenido como reto el fotografiar algo que no nos guste. Buscar el perfil fotogénico de lo que no te gusta es un ejercicio estupendo, pero no solo fotográfico. De primeras apenas me venían a la cabeza los no me gusta , pero , según iba pasando la semana, han ido apareciendo de forma natural. A veces cuesta decir lo que no gusta por miedo y eso, nos lo tendríamos que hacer mirar. 

domingo, 6 de julio de 2014

domingo, 29 de junio de 2014

Invitación de Cristo


Dijo:
Comed, éste es mi cuerpo.
Bebed, esta es mi sangre.
Y se llenó su entorno por millares
de hienas ,
de vampiros.

Ángel González
Prosemas o menos

sábado, 28 de junio de 2014

Dunas


Echar raíces en el agua.
Echar raíces en los suspiros. 
Echar raíces en el humo, en las nubes.
Echar raíces en miles de pequeñas burbujas.
Echar raíces en las miradas. 
Echar raíces en copas de vino.
Echar raíces en piel ajena. 

Aproximación a la idea de desconfianza
Rodrigo García