domingo, 26 de febrero de 2017

Notas de domingo




Despertarnos sin alarma y tener el día libre por delante  
arreglarnos sin prisa para desayunar de camino 
disfrutar del poco tiempo que tenemos para compartirnos
pasar el día juntos nos revive y nos fortalece 
hoy hemos ido a la caza del almendro, menos es más 

viernes, 27 de enero de 2017

Componer para recomponer




Componiendo he encontrado la manera de recomponerme ante la situación que vivimos con toda la crisis de refugiados en Europa. Me he tirado toda la mañana combinando las diferentes partes de la pieza para formar la primera estructura de *Estado de Exilio*, un espectáculo de danza con esencia flamenca y mucha experimentación  que estrenaremos el próximo 18 de Febrero en el Teatre de la Colmena. El punto de partida de la pieza es el exilio y los poemas de Cristina Peri Rossi.  La necesidad de ponerlo en escena vino por la impotencia y la cobardía ante todo lo que está sucediendo fuera de nuestras fronteras. Necesitaba purgar esa sensación de culpa ante tanta barbarie y dejadez. Crear una pieza de danza bajo esa necesidad y compartirla con el público podría ser una forma de hacer algo. Al menos hacer lo que se hacer. Para ello he contado con nueve bailarinas y una ayudante , pero por encima de todo,  he contado con su confianza. Desde el minuto uno han entrado en cada una de mis propuestas de una forma honesta, sensible y valiente. 
*Estado de exilio* es una creación colectiva en la que yo he tenido la fortuna de coreografiar y guiarles mediante mi dirección... pero la esencia del exilio de cada una de ellas es la protagonista de la pieza. Yo no soy refugiada de guerra y no puedo ni imaginar lo que es serlo,  pero si que he vivido mi propio exilio, como muchas de las mujeres a las que va dirigida esta pieza, a todas las mujeres atrapadas y excluidas a ambos lados de las fronteras.  
La necesidad de hacer algo se calma ante la posibilidad de donar la parte del taquillaje de la compañía a la Associació de suport a Stop Mare Mortum. Seguiremos haciendo lo que sabemos hacer con amor y con respeto para que este sin sentido pare. Aunque sea en la distancia. Aunque apenas sea nada. Seguiremos haciendo lo que sabemos hacer. 


martes, 17 de enero de 2017

Reflexiones hacia la danza desde la danza

Acabo de llegar a casa después de un intensivo de 20 horas de danza con Angèls Margarit.  No tengo el cuerpo dolorido.  Aún con el cansancio acumulado de toda la semana,  y un constipado que ha hecho que me cuidara más de la cuenta, me siento poderosa, revivida y joven.

Partir de los caminos sobre el cuerpo y de uno mismo para empezar a trabajar con el contacto  del  otro,  es llegar del estrés de la semana y empezar el postgrado en “aquí y ahora”. Saber como estoy para poder ofrecerme y para estar , siempre es un acierto. Respetar los tiempos de cada uno también y coger el pulso de la clase es maestría. Y así me he sentido este fin de semana, respetada y escuchada.

Idea de piel, de continuidad, de líquido ... matices para dar calidad al movimiento y hacerlo diferente y único. Conexión de grupo y sentirnos unidos por el espacio sin tocarnos. Me lleva a pensar en una conversación en la que la palabra competitividad ha salido y se propone combinarla con colaboración. No llevo bien la palabra competitividad ... rebota de mi. No soy nada competitiva. A veces he sentido que esto ha sido una falta en mi profesión, pero cada uno es como es.

La confianza. Otro valor. Confiar en tu compañero con los ojos cerrados literalmente. Hacía tiempo que no sentía ese vértigo en la barriga que hace que estés a punto de parar y te suden las manos. Respira ... respira. Moverse respirando para que todo fluya y pase el miedo. Y el miedo pasa y de golpe te sientes con una libertad que es absoluta. Una libertad compartida con mi compañera, la misma a la que anteriormente he brindado mi confianza.

Dar el tiempo. Esperar el momento oportuno para que tu brazo siga al del compañero un segundo después. No anticiparse. No remarcar una acción apretando la danza. Que difícil es ser honesto bailando y no dejarse llevar por el pensamiento. Siempre que trabajo desde ahí, me siento pequeña e indefensa. Pero me obligo a mantenerme en esa búsqueda ... no construir, no intentar ser el bueno, no intentar ser original ... y a la vez, disfrutar bailando y dejando que la danza salga desde la esencia de tu cuerpo. Así soy. Y no tener miedo a serlo. Aunque no seas el más de la clase. Aceptarlo y que esa aceptación de haga ser mas libre.

Y en esa libertad sentir como el flamenco pellizca pero no me aprieta. Está, pero no es obvio. Dibujar la música con mis manos y ser consciente de todos sus matices. Sentir como mis muñecas son las llaves para abrir mi expresividad y hacer que mi cabeza y mi cuerpo se mantenga al margen. Darle a las manos y a la música el protagonismo que se merecen. Y disfrutar.

Música electrónica que sentada, me produce un nudo en el estómago,  pero en movimiento,  hace que explote en giros. Un loop infinito que se transforma en otro Todo es posible si es honesto. No te lo inventes.

Menos es más. Concretar en una idea funciona y recurrir al recuerdo es una buena manera para que el movimiento tenga calidad. Repetir y repetir. Y darte el tiempo para encontrarlo. Para pulir. Para buscar esa excelencia que te hace único. Pero no el  mejor.

Utilizar todo lo que tengas a tu alcance. Experimentar con los materiales y dejarte sorprender por ellos. Una silla es una silla, pero también puede ser  una puerta a otro lugar.  La arlita te puede transportar a un paisaje de mar y un mono blanco de pintor puede darte la textura de una nube.  Dar vida a cualquier material y a partir de ahí construir un universo propio. Me gusta que me dejen un espacio para imaginar cuándo voy a ver un espectáculo.

Estar en la retaguardia y dejar que el otro lleve la primera voz del movimiento. Observarle y acompañarle complementando su trabajo sin llevarse el foco, sino sumando para que la suma de los dos sea el resultado de la composición que quieres comunicar.  ¿Que quiero decir?  Componer para decirlo sin olvidar que no deja de ser crear relaciones utilizando el silencio, de nada sirve decir tanto que al final no se te escuche.  La irregularidad es interesante la asimetría también.


Y por último, descubrir  Si Dolce È II Tormento y reflexionar. Darnos la oportunidad de parar para ubicar y ordenar.  Y leer la reflexión y sentir que en definitiva,  ha sido un fin de semana lleno de vida. De danza expresiva con un discurso poético en el que, en más de una ocasión, me he sorprendido de no poder parar, de llegar a lugares insospechados y de sonreír en medio de la nada. Danza desde dentro evitando caer en el sensation . Construyendo para comunicar guiados por una mujer de manos fuertes y energía potente que contagia.


lunes, 2 de enero de 2017

Momentos recopilados







Se nos ocurrió la idea de recopilar en un bote todos los momentos del 2016 que nos hicieran vibrar. Durante todo el año, hemos ido rellenando notitas y acumulando momentos en los que,  por lo que fuera,  el tiempo se paraba y sentíamos que éramos plenamente felices. Situaciones cotidianas del día a día que pueden resultar insignificantes, pero que durante este duro 2016, nos han servido de anclaje. Una tónica general en Andreu: la casa. Hay una tónica general mía: la danza. Y hay un tónica general de los dos:  los momentos en los que estamos juntos.  
No me marco ningún propósito para este 2017 sólo quiero continuar seguir mirando sin esconder y salud para disfrutar de todas las pequeñas cosas del día a día. 
Feliz año! 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

De observar









Estos días en casa
 no han sido iguales aunque apenas
 han sido diferentes 
Hay vínculos que la distancia potencia 
aunque estén a punto de escaparse de las manos
 Volar es el destino no el objetivo
yo sonrío y me abrazo fuerte