domingo, 22 de marzo de 2015

Pequeño gran día
















Me despertó con unas velas del número 38 y con estas palabras:  Feliz cumpleaños, comienza tu pequeño gran día. Mi móvil se llenó de mensajes de pequeñas cosas conmigo, momentos preciosos vividos, recuerdos de tiempos pasados ... todos ellos enviados por amigos que hicieron que el día de mi cumpleaños se convirtiera en un día muy especial. Cada mensaje unido por un mismo hilo conductor, esas pequeñas cosas que habían compartido conmigo y que mantenían en su recuerdo. El artífice de esta historia : Mi gran amor. 
Y el día se convirtió , tal y como él vaticinó, en un día lleno de Aquellas Pequeñas Cosas ...  entre ellas, esta preciosidad que me regalaron mis amigas de Lío. Me gusta celebrar los cumpleaños, es una señal de que , aunque me voy haciendo vieja, sigo viva y eso hay que celebrarlo. Las pequeñas cosas , son las que dan sentido a nuestra existencia. Una mirada, un gesto, un susurro ... un viaje en las Golondrinas en miércoles, un paseo en moto, un cortado en el Born, un vestido nuevo, una comida de tapas, un brindis con mis alumnas ... y soplar las velas de un mini pastel, acompañada de Andreu y de todos vosotros, ha sido una de las cosas más emocionantes que me han pasado en estos últimos años. 
Los que me conocen de cerca, saben que mi vida ha estado llena de pérdidas y de emociones fuertes, pero pienso, que aún así, soy afortunada porque mi día a día es digno de vivir. 

viernes, 20 de marzo de 2015

Que bueno que viniste ...


Hace días que te espero, es más, desde el 21 de Diciembre estaba deseando reencontrarme contigo. Tiempo de renacer, de mariposas en el estómago... de ir hacia la luz. De sentirme menos vulnerable ante la vida, más vigorosa, más alegre ... no se que tiene tu presencia , que hace que sienta que todo es posible y que nada malo puede pasar dentro de mi sueño. Época de aceptar las situaciones sin enfadarme ... al buen tiempo, buena cara, con actitud abierta a esa luz que empezará a entrar por la ventana de buena mañana. Bienvenida Primavera, hace tanto que te fuiste ... que tu vuelta, es un regalo. 

PD: Aquí un regalo que me hizo mi Nuñez, estupenda canción para darle la bienvenida. 

martes, 10 de marzo de 2015

Ventana de emergencia


Abrir los sentidos y empezar a escucharte. Mirarte: oler un café y saborear una pasta mientras te escuchas. Poner atención en tu cuerpo. El placer de viajar en tren y dejar que los pensamientos pasen a velocidad de relámpago, al igual que el paisaje. Escuchar tu corazón y sentir su aroma. Percibir la música que sonará en una horas.  Que la luz repose en tu cara mientras que la calma va reinando en tu asiento. La ventana de emergencia que todos, en algún momento, necesitamos para salir. Abrirla para conocerte y atreverte a recorrer cada rincón sin miedo. Cuidar y atender tus necesidades, y poco a poco, descubrir que necesitas, que sientes y que haces realmente. Abrir al mundo que te rodea y vivir profundamente cada momento, cada situación descubriendo un mundo nuevo. 


lunes, 9 de marzo de 2015

Malvaloca for ever

Hace unos años ... llegaron a la escuela un grupo de muchachas que desprendían alegría, compromiso y amor por la danza. Motivadas por el flamenco crearon un vínculo muy especial y se hicieron llamar Malvalocas. Cada clase era un soplo de aire fresco donde dejaban su realidad a un lado y se abandonaban a las indicaciones de una profesora, que les intentaba transmitir todo lo aprendido de la danza y de forma indirecta de la vida. La base de su relación era la confianza por ambas partes ... la lealtad incondicional y la admiración mutua.  Cada una de ellas con identidades muy distintas, con intereses comunes y diferentes ... la base de su relación la aceptación de cada una de ellas y el: todas para una y una para todas. 
En ese ambiente crecieron las Malvalocas entre coreografías, moños, sevillanas, sonrisas, convivencia, confidencias, abrazos y pocos desencuentros, por no decir casi inexistentes. 
Con el paso del tiempo, esas muchachas se convirtieron en mujeres poderosas. Mujeres comprometidas con la vida, idealistas y con ganas de cambiar el mundo.
Con el tiempo, la escuela dejó de ser su punto de encuentro. Los caminos de sus vidas se separaron durante el día a día y los encuentros pasaron de ser cotidianos a excepcionales. 
Hay épocas, de la vida de una, que quedan caladas en la piel de forma dulce. Hay épocas en las el recuerdo de las mismas te esbozan una sonrisa en forma de nostalgia. El recuerdo de una época en el que cada clase, cada ensayo, cada encuentro era una demostración de amor. No puedo evitar echar de menos esa época junto con la aceptación del paso del tiempo. No puedo evitar echar de menos nuestra cañas de los viernes, nuestros ensayos hasta última hora, nuestras miradas de complicidad, nuestros mensajes furtivos y nuestras conversaciones interminables. Hemos crecido juntas ... y ahora, no puedo dejar de sentirme orgullosa de las mujeres en las que se han convertido
Hace pocos días, un encuentro extraordinario se produjo. Esa época apareció delante de mis narices, como si no hubiera pasado el tiempo. De nuevo, la sensación de "Una para todas y todas para una" reinó durante el tiempo compartido. Y eso, fue, todo un regalo. La magia de las Malvalocas sigue en todo su apogeo y es un alivio el saber, que : es así. 




PD: Por muchas más celebraciones juntas y un montón de pajaritos

miércoles, 4 de marzo de 2015

Persona Femenina. Proyecto terminado








Un Domingo por la mañana de juegos en la cama, una parada en Lunes al lado del río, un Martes con los pies fríos, un Miércoles de parada, un Jueves de trabajo en casa, un Viernes reventada de cansancio y un Sábado de locura, de despedida de soltera. 
Esta ha sido mi última semana de "Persona Femenina" ... reto conseguido. 28 autorretratos en 28 días ... aquí podéis ver todo el proyecto! Cuándo empecé con él no sabía las dificultades que me iba a acarrear ... la dificultad mayor, los días que no me apetecía en absoluto verme la cara y el tiempo que hay que dedicar, no sólo para hacer la captura, sino para seleccionarla ... intentar reflejar la imagen que tenía en la cabeza ha sido un gran ejercicio ... eso que me llevo en la mochila. 
Muchas gracias por vuestra compañía, ha sido un gran aliciente para continuar!