martes, 23 de octubre de 2018

Memoria de Una




Radical ( de raíz o de base , que afecta a la esencia o a los fundamentos, a lo mas profundo)

Siete años de escritura y de imágenes.
De memoria de todo lo vivido, de reflexión.
De necesidad. Una necesidad que ha ido calmándose con el tiempo.
Donde el compartir con vosotr@s ha pasado a no ser.
Ahora la necesidad es de escribir estas últimas líneas y dejar la memoria en la nube.
He vuelto a la esencia a base de escritura y de imágenes.
Lo que parece que es, es.
Chimpúm.


sábado, 2 de junio de 2018

Nuevos paisajes

Hago tiempo para llegar a la hora y resulta que llego tarde. Era demasiado temprano cuándo leí el mensaje de Caterina:  nosotras quedamos a las 15h, la primera chica llega a las 15:30h. Preparamos el set, mido la luz y nos ponemos en marcha. Calculo que tiene mi edad, es delgada, con mirada profunda, vivida. Túmbate y quédate tranquila que nosotras vamos haciendo. Perfecto, estoy a gusto, nos dice. Empiezo a recorrer su cuerpo con mi cámara, me acerco mucho. Enfoco su cicatriz  y cuando nos hacemos amigas,  busco las posibilidades de crear un paisaje a partir de ella. La mirada atenta de Caterina me acompaña, me ayuda... cuando encuentro algo lo comparto con ella. Te pongo una tela, quieres que te tape el fondo, seguro que no sale el radiador no? hago unas sombritas? mira que yo soy especialista en sombritas... 
Sudo mucho. Hemos decidido hacer el shooting con luz natural y hace mucho calor. Pero creo que no es sólo el sol lo que hace que me empape... la responsabilidad, el respeto, el cuidado hace que aunque mi cuerpo y mi mente están tranquilas, no pueda dejar de sudar. No tengo miedo. 
Es natural, me voy revolviendo para encontrar el ángulo mientras escucho como Yolanda, alma mater del proyecto,  compara sus cicatrices con la chica que llegaba a las 16h. Hablan de reconstrucción, la tendencia actual es de reconstruir con la grasa de la propia paciente, pero eso hace que tengan aún más cicatrices... en la barriga, en el dorsal ... Mientras yo estoy en la cama con una mujer que me entrega su intimidad sin conocerme de nada y es bonito. Le enseñamos sus fotos. Te gustan? si. 
Y van pasando una a una por el set y están serenas. Y llega el momento en el que mientras que las fotos salen se cagan en el puto cáncer serenamente. Porque es una putada y punto. Mientras que hablan continúo con mi cámara recorriendo su cuerpo y creemos tener la foto. Mira, esta es preciosa... y ella la mira... y su cara de poema lo dice todo. Y ella ve su cicatriz y nosotras vemos una mujer potente y hermosa. Pero es verdad, es una putada y ya no tiene el cuerpo como lo tenía antes... Pero está viva, ya... pero después del susto, llegan los fantasmas y las secuelas y hay que aprender a capearlas. 

* Perder el pecho es muy duro para una mujer, sobre todo por la inseguridad que produce en la intimidad conyugal. Depender de una prótesis externa da seguridad al vestir, al hacer cosas tan sencillas como ir a la piscina o a la playa... * escribe una de ellas en su insta

Hice tiempo para llegar a la hora y quizá por eso me di cuenta de un cartel enorme en la estación de metro que decía : Demá pot ser tu. Quizá por eso he sudado tanto durante el shooting, porque soy consciente que a mi me puede pasar al igual que a ti. Yolanda siempre dice : Tocaros las tetas chicas! y yo añadiría... Conciencia y visibilidad. 
Para ello,  el próximo mugrocalendario saldrá el día 10 de Noviembre y se venderá en el Mugronets Market,  el mercado solidario que apadrina pezones para mujeres que después de haber tenido una mastectomia y una reconstrucción,  no tienen recursos para terminar el proceso. Estoy feliz del trabajo que hemos hecho este fin de semana. He conocido a mujeres poderosas y vikingas y hemos hecho un great team : Las Pérez y la Fuster. Mil Gracias. 

Seguir a @mugronets_market en instagram. Irán informando y visibilizando. 


 

sábado, 14 de abril de 2018

Lo más ínfimo de lo ínfimo...




Regresamos hace unos dias a la Masía. Parar de golpe coloca la atención en los detalles que nos envuelven. En las cosas pequeñas que apenas tienen un significado... en lo más ínfimo de lo ínfimo... pero la esencia de lo que es. Dar una vuelta por el bosque parándome a cada paso y tirándome al suelo para captar esa cosa pequeñita que llama mi atención,  podría ser para un acompañante un desespero. Pero mientras que lo hago, mientras que me meto al fondo de la situación y el mundo desaparece durante ese instante... él espera que vaya haciendo , sereno y disfrutando del paisaje.

martes, 27 de febrero de 2018

Y mientras...







Y mientras que todo el mundo espera la gran nevada, en silencio,  recorro cada rincón de casa donde queda un ápice de luz. Y me vuelvo loca con la cámara para clavar lo que veo. 
Hoy no hay música. Todo es silencio. Hoy no hay clases. Estoy en una especie de limbo improvisado que me recoge. Y... ya está. 



viernes, 29 de diciembre de 2017

Lost and Found


Cojo el AVE con la ilusión de volver a Madrid. Hace dos años que no bajo y me gusta sentir la necesidad de volver a reencontrarme con sus calles. Está reivindicativa. Banderas de España cuelgan de los balcones. Llegamos a la estación de Atocha y dejamos las maletas en consigna para patearnos el Reina Sofía. Vamos directos al Guernica. No sé el porqué. No me dejan hacer fotos. Marta nos acompaña. Si sé el porqué.  Comemos una sopa castellana, huevos con gulas y patatas. Super light. Empezamos bien las fiestas.
Llegamos en taxi al Nuevo Alcalá. Gemma nos espera la primera. Emoción por ver a la más pequeña de la familia en acción. Con tan sólo 8 años se desenvuelve brutalmente en el escenario. Baila feliz cuál estrella del star system madrileño.  Me electrizo con Oscar Pérez que hoy es Billy Elliot. Coreográficamente un montón de giros al final de su solo nos sacan de  la butaca para conseguirlos.  Por su cara al rematarlos,  parece ser que no lo ha hecho del todo bien,  pero no importa, el afán de superación del niño emociona. Vamos, vamos ! Esperamos a que salga la artista.  Con la inconsciencia y la inocencia de un festival de fin de curso  se abraza como si no estuviera en un musical de primera línea. Para ella es un juego pero no lo es. Es capaz de coger una ramo de flores, un cubo de palomitas y comer a puñados sin despeinarse. Dice que su familia está loca, bendita locura que nos contagia a todos. 
La charla hasta tarde con Gemma y Lolo nos lleva a la mañana por Serrano y el encuentro con Elvira Lindo. La miro, me sonríe. ¿ Te conozco ?. No, pero me gusta mucho lo que escribes. Subimos al edificio de Correos y nos encontramos con una exposición de artistas independientes que nos flipa. Madrid mola. Madriz, madriz, madriz...la puerta de Alcalá, la Cibeles... 
El reencuentro con la familia y los nervios de Nuri por conocernos. Comer en el Gino's hablando de Cuba y comprar los regalos de Navidad a última hora. Paseo por Sanse y me encuentro en una realidad distorsionada en la que todo me resuena pero nada parece lo mismo. Un chocolate con churros y un cuenco tibetano que me escoge. 
Rosa y su ilusión por la cocina. Ha encontrado un camino, un objetivo, una pasión. Ya no hay nini... ahora es todo dirección y enfoque. 
24 de diciembre. Mi hermano prepara la comida y sentirle me traslada "a la Prospe", a la infancia, a mi padre, a la entraña. Arroz con carabineros y estoy en casa. Un vuelo de avión de 10 minutos, ahora ya no los rompe, ahora ya los sabe volar. Y vuela alto y está feliz como si tuviera doce. Duendes empaquetando e inventar un árbol en parejas. Tarde de nada, cena arreglada y pronto a dormir. 







25 de Diciembre. Un paseo de invierno con árboles secos y hora y media de camino. Cambio de Cine por visita a mi tío Manolo. Amor infinito por el flecha,  que era flecha por nacer en la zona Nacional. Y la sensación de tenerle cerca,  aún sabiendo que no es él,  viéndole sin serlo. 


Y después de varios días,  llega el tema de la independencia y lo hablamos si prejuicios dejando que las ideas fluyan, que los pensamientos pasen... El tapón sale y todo está bien, porque el tema va de personas y se entiende. 
Madrugón generalizado. 45 minutos a Atocha. De la mano en el coche... abrazo y en breve os vemos. Un objetivo en común. En el vagón las familias se apelotonan con sus cochecitos y alguien canta : el Max petit quan balla, balla, balla, balla ...